Biografía de Bruce Lee: Legendario Actor y Guerrero

Hoy hablaremos de la biografía de Bruce Lee, el famoso guerrero y actor. Nace en el año chino del dragón, a la hora del dragón, el 27 de noviembre de 1940. Desde el comienzo, era muy notorio que era un niño con habilidades únicas y una enorme energía.

Su madre le puso originalmente por nombre Lee Jun Fan, lo que significa “volver de nuevo”. Su madre siempre tuvo el presentimiento de que volverían a los Estados Unidos, lugar donde nació, ya que sus padres estaban de gira con la ópera Cantonesa. Una enfermera fue la que sugirió que fuera llamado “Bruce” para que tuviese un nombre americano.

Resumen de la biografía de Bruce Lee

biografia-de-bruce-lee

Infancia

La biografía de Bruce Lee comienza cuando nace en San Francisco, dentro del Jacson Street Hospital en Chinatown (el barrio chino). Cuando él y su familia volvieron a Hong Kong en el año de 1941, su nombre cambia nuevamente a Sai Fon, lo que se puede traducir como “pequeño fénix”, el cual es nombre femenino.

Bruce tuvo un hermano mayor que murió apenas siendo un bebé. Los chinos tienen la creencia de que los espíritus malignos o demonios que se llevan las vidas de los bebés varones, lo hacen para destruir el nombre y el honor de la familia. Por esto llamaron a Bruce de forma femenina e incluso le vestían con ropa de niña.

En Hong Kong, la familia Lee consistía en el Sr. Lee, su esposa, Grace Lee; las dos hermanas de Bruce, Agnes y Phoebe, su hermano mayor Peter, y luego se les uniría su hermano menor Robert. Crecieron en una casa llena de mucha gente. Vivió en un piso de dos habitaciones, que pronto se vieron abarrotadas.

Cuando muere el hermano del Sr. Lee, es costumbre en la cultura china que si hay un hermano, este se encargue de la familia del hermano fallecido y se asegure de proveerles lo necesario. Esto significó que vivieron como 20 personas en ese piso de dos habitaciones.

Inicio como actor

Fue a través de las conexiones de su padre que Bruce se convirtió en un actor infantil estrella. Su habilidad para actuar era innegable desde el comienzo. Bruce poseía un talento natural para la actuación lo cual lo ayudó muchísimo durante toda su carrera. Su padre solía mantenerlo en el set o detrás de escenas mientras él grababa una película. Así que siempre tuvo acercamientos desde la infancia para saber cómo funcionaba el mundo de las películas.

Bruce ha sido de las pocas personas que ha comenzado una carrera en el mundo de la actuación a tan corta edad. Incluso, tenía apenas tres meses de nacido cuando salió por primera vez en escena en una película china grabada en San Francisco. También salió en otra película llamada “El comienzo de un chico” cuando apenas tenía seis años.

Comienzos con las artes marciales

Una de las frases más célebres que encontrarás en la biografía de Bruce Lee, es donde habla de cuando estaba aprendiendo a entrenar Kung Fu: “Lo que puedo recordar es que, tenía una gran fuerza creativa y espiritual que para mí era más grande que la fe, más grande que la ambición, más grande que la confianza, más grande que la determinación, más grande que una visión. Es todo eso combinado. Mi cerebro se magnetizaba con esta fuerza dominante, que en muchas ocasiones fue la que sostuvo mi mano.” Y Bruce aprendió esto de uno de sus maestro, el maestro Sifu Yip Man.

Poco después de que Bruce ingresara en el La Salle Collegue of China (la preparatoria o el liceo para nosotros), un día vuelve a casa y le dice a su madre que está siendo acosado y maltratado en la escuela. Dijo que quería hacer artes marciales. Su padre practicaba Tai Chi Chuan, el cual se basa en una serie de ejercicios y movimientos bastantes lentos.

Bruce se había animado a practicar con su padre Tai Chi un par de veces, pero lo lento de los movimientos no terminaba de convencerlo. Así que se unió al maestro Sifu Yip Man, un maestro en la rama Wing Chun del Kung Fu.

Yip Man le mostró a Bruce una forma de hallar una dirección en la vida, y pronto comenzó a estudiar la filosofía impartida por grandes personajes como Buda, Confucio, Lao-Tze, los fundadores del Taoismo, y otros grandes líderes espirituales.

Como resultado, la mente de Bruce se convirtió en una esponja de sabiduría de dichos maestros, específicamente, se había interesado mucho en las profundas enseñanzas que resultaban del principio del Yin y el Yang. El Yin-Yang es específicamente representado por el símbolo del pez doble, lo cual fue una guía para él en su vida adulta y durante toda su vida.

Dificultades

Cuando Bruce era más adulto y tenía 18 años, su familia temía que se uniera a una banda criminal, así que decidieron que debía volver a San Francisco. Para Bruce, esta fue una decisión muy dolorosa, pues le gustaba estar cerca de su familia. Sin embargo, se mantuvo optimista a pesar del agotador viaje en barco que duró más o menos 18 días.

Bruce también era un experto bailarín, y había ganado una corona por el cha-cha-chá en 1958. Así que, para pasar el tiempo, mientras estuvo en el barco, pasaba muchas horas en primera clase presentando y demostrando el cha-cha-chá. Incluso enseñó a varios pasajeros ciertos pasos del baile.

Cuando llegó a los Estados Unidos, quería ser el primero en enseñar martes marciales allá, particularmente quería ser el primer maestro de Kung Fu de las personas en ese país. Sin embargo, sentía que lo tenía que ofrecer era algo más que ejercicios físicos y técnicas de artes marciales. Se dio cuenta muy pronto de que aún no tenía lo necesario para ser un maestro.

Una lesión de por vida

En cualquier biografía de Bruce Lee que leas, encontrarás que tenía un estricto régimen de entrenamiento, sin embargo, un día, no hizo una parte esencial de su rutina. No calentó apropiadamente antes de hacer su rutina de levantamiento de peso. Fue a levantar peso, y se lesionó un nervio de forma permanente. Se le dijo que ya no podría practicar Kung Fu por el resto de su vida. Incluso permaneció en cama durante tres meses sin poder moverse.

Esto hizo que eventualmente Bruce se llenara de rabia e ira. Sin embargo, supo drenar esas emociones al escribir un libro con la única y exclusiva ayuda de su esposa. Él solo hablaba y le decía las palabras y ella las escribía por la discapacidad de él. Volvió a la normalidad a través de una recuperación muy lenta.

Sin embargo, muere a la edad de 32 años por hipersensibilidad, una reacción a una combinación de ingredientes que había en una pastilla para el dolor de cabeza que alguien le había dado. La muerte de Bruce Lee, hoy en día sigue siendo un tema de controversia, ya que diferentes personas afirman que ha muerto de formas diferentes. Ninguna ha sido determinada la causa exacta, sin embargo, ninguna ha sido descartada.

Logros

Después de varias dificultades, Bruce había logrado encontrar una forma de demostrar la gran variedad de talentos que poseía: a través de la televisión y el cine. Y de hecho, actuar lo hacía muy feliz. Comenzó siendo protagonista en shows como “Green Hornet”, un programa muy popular tanto en Hong Kong como en los Estados Unidos. También tuvo un papel protagónico en una serie llamda “Longstreet”, que incluso hoy en día se sigue considerando como uno de los mejores shows de artes marciales de todos los tiempos. Y también participó en un popular show de televisión llamado “Kung Fu”, junto con David Carradine. De ahí en adelante, su carrera solo fue en ascenso de la mano del cine.

La esencia que podemos encontrar en la biografía de Bruce Lee no eran solo las habilidades que había logrado obtener, o el dinero que tuvo, o la fama legendaria que creó. Para él, su mayor logro fue encontrarse a sí mismo. Físicamente se volvió el hombre necesario para sus habilidades y mentalmente había obtenido una gran sabiduría.

En cualquier cosa que él hiciera, ya fuera ser un peleador, un actor, un bailarín, amigo, o esposo, siempre dio lo mejor de sí. Y muchas veces, fue el mejor en muchas cosas que hizo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba