Biografía de Francisco de Miranda: El Gran Americano Universal

Esta es la biografía de Francisco de Miranda. Fue un líder militar y revolucionario venezolano. Participó en tres importantes movimientos históricos y políticos de su tiempo: la Guerra Revolucionaria Estadounidense, la Revolución Francesa y las guerras de independencia hispanoamericanas. Idealista, estadista y diplomático, desarrolló un plan visionario para liberar y unificar a toda Hispanoamérica.

Fue conocido como El Precursor y  El Gran Americano Universal. Su nombre fue inmortalizado en el Arco del Triunfo de París; su retrato se encuentra en la Galería de los Personajes en el Palacio de Versalles y su efigie está frente a la del General Kellerman en el campo de Valmy.

biografia-de-francisco-de-miranda

Destacamos en la biografía de Francisco de Miranda que fue el creador del tricolor nacional venezolano. Similar a otros grandes personajes en la historia de la independencia de América, Miranda fue francmasón.  En Londres fundó la logia de La Gran Reunión Americana.

Índice

    Biografía de Francisco de Miranda: Sus primeros años

    Hablando de los primeros años en esta biografía de Francisco de Miranda, se tiene que su nombre completo es Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez Espinoza y nació el 28 de marzo de 1750 en Caracas, Venezuela.

    Hijo de Sebastián de Miranda Ravelo, próspero y rico comerciante, inmigrante de las Islas Canarias, y de la caraqueña Francisca Antonia Rodríguez de Espinoza, venezolana de familia adinerada. Al crecer, Miranda disfrutó de una educación privilegiada y asistió a las mejores escuelas privadas.

    A los doce años inició estudios en la "Clase de Menores" de la Real y Pontificia Universidad de Caracas, donde estudió latín, gramática, historia, religión, aritmética, geografía, lógica, física y metafísica, obteniendo el título de Bachiller en Humanidades cinco años después en 1767.

    En 1769, se demuestra en la biografía de Francisco de Miranda que presentó una genealogía notariada para demostrar que en su familia no había antepasados ​​africanos,  judíos o musulmanes y obtuvo una patente real oficial que confirmó el título y la posición social de la familia. Se casó con Sara Andrewa, su ama de llaves con quien tendría dos hijos, Leandro, nacido en 1803 y Francisco en 1806.

    Primeras campañas militares

    Se dice en la biografía de Francisco de Miranda que se embarcó para España en enero de 1771, para servir en el ejército real español, iniciando una larga travesía que lo llevaría a combatir en tres continentes: África, Europa y América. Para 1772, obtiene el grado de Capitán del Regimiento de Infantería de la Princesa, dando inicio a su carrera militar. Sirvió en el norte de África y Andalucía en 1773 y vio acción en Marruecos y Argel.

    Después de la entrada de España en la guerra de independencia estadounidense, Miranda zarpó hacia Cuba como oficial en el Regimiento de Aragón, convirtiéndose en ayudante de campo del gobernador de la isla, general Juan Manuel de Cagigal.

    Se unió a las fuerzas españolas que sitiaron Fort George en Pensacola, Florida. Es en este contexto de la independencia norteamericana donde Miranda concibió por primera vez la idea de una gran nación libre para Hispanoamérica, a la que pensaba llamar Colombia o Colombeia.

    Exilio en los Estados Unidos

    De regreso a La Habana tuvo que esconderse para no ser llevado a prisión, ya que había sido acusado falsamente de apropiación de unos bienes, por lo que se embarcó hacia Estados Unidos en junio de 1783.

    Allí pudo estudiar de cerca el proceso independentista norteamericano, compartiendo ideas con destacados ciudadanos, tales como Jorge Washington, Alexander Hamilton, Thomas Paine y Gilbert M. de La Fayette; delineando su gran proyecto de Independencia para el continente Hispanoamericano.

    Recorrido por Europa

    En diciembre de 1784 se embarcó hacia Inglaterra, con el firme propósito de conseguir ayuda para sus proyectos independentistas, sin embargo, el momento no era el más propicio. A partir de 1786, Miranda viaja por toda Europa.

    Después de pasar por Constantinopla, visitó la corte de Catalina la Grande, quien lo autorizó a utilizar el uniforme ruso y lo protegió de la orden de la Inquisición para su aprehensión y le extendió un pasaporte ruso.

    Miranda y la Revolución Francesa

    En la biografía de Francisco de Miranda sobresale su participación en la Revolución Francesa a partir de 1791. En París, sirvió como general en la sección del Ejército Revolucionario Francés, comandada por Charles François Dumouriez, luchando en la campaña de Valmy de 1792.

    Cuando el ejército comandado por Miranda sitió la ciudad de Amberes pero no la pudo ocupar en febrero de 1793, fue arrestado por primera vez y acusado de conspirar contra la república junto con Charles François Dumouriez, pero fue declarado inocente y liberado, sin embargo, fue arrestado nuevamente en julio de 1793 y encarcelado en la prisión de La Force, siendo finalmente liberado al año siguiente.

    Convencido ahora de que todo el rumbo que tomó la Revolución había sido erróneo, comenzó a conspirar con los realistas moderados contra el Directorio, por esto fue arrestado y se le ordenó salir del país.

    Desembarcos en Venezuela

    Viajó a Nueva York, donde comenzó a organizar una expedición para liberar a Venezuela. Recaudó fondos privados, adquirió armas, reclutó soldados de fortuna y contrató un barco de 20 cañones que rebautizó como Leander en honor a su hijo mayor, zarpando hacia Venezuela el 2 de febrero de 1806.

    En Haití, adquirió otros dos barcos, el Bee y el Bacchus, y sus respectivas tripulaciones. El 12 de marzo de ese mismo año, a bordo del Leander, Miranda izó por primera vez el tricolor que más adelante sería la bandera venezolana, diseñada por él mismo.

    El 28 de abril, realizó un intento fallido de desembarco en Ocumare de la Costa, el cual terminó con la captura del Bee y el Bacchus. Sesenta de sus hombres son encarcelados y juzgados por piratería en Puerto Cabello. Miranda escapó a bordo del Leander hacia la isla británica de Trinidad, donde se reunió con el gobernador de Trinidad, Sir Thomas Hislop, quien le proporcionó apoyo para un segundo intento de invadir Venezuela.

    El Leander salió de Puerto España el 24 de julio, junto con cuatro buques británicos, el general Miranda y unos 220 oficiales y hombres. Desembarcó en La Vela de Coro el 3 de agosto con 60 voluntarios y, tras algunas escaramuzas, capturó Santa Ana de Coro, pero no encontró apoyo de los pobladores de la ciudad.

    La situación empeoró cuando, el 8 de agosto, una fuerza española de casi 2000 hombres arriba a la ciudad. Miranda se dio cuenta de que su fuerza era demasiado pequeña para mantener la ciudad por mucho tiempo y ordena el zarpe hacia Aruba. A raíz del fracaso de la expedición, el Ayuntamiento de Caracas acusó a Miranda de piratería y traición y, en su ausencia, lo condenaron a muerte.

    Retorno a Venezuela

    Convencido por Simón Bolívar y Andrés Bello, Miranda regresa a Venezuela tras la declaración de independencia el Jueves Santo 19 de abril de 1810. En Caracas, logró reunir a su alrededor a un grupo de personas de ideas similares y ayudó a establecer una asociación, la Sociedad Patriótica, inspirada en los círculos políticos de la Revolución Francesa.

    A finales de ese año, los jefes militares de las provincias venezolanas se reunieron en un congreso para delinear el futuro del país y Miranda fue elegido como representante por la provincia de Barcelona. El 5 de julio de 1811, se declaró formalmente la independencia de Venezuela y se estableció la Primera República. El nuevo congreso adoptó el tricolor de Miranda como bandera oficial.

    Caída de la Primera República Venezolana

    Para 1812, todo cambia para Miranda y la incipiente República. Las fuerzas republicanas no lograron someter las provincias de Coro, Maracaibo y Guyana, las cuales habían permanecido realistas. Además, un poderoso terremoto azotó el país, lo que provocó un gran número de muertos y graves daños a edificios, principalmente en zonas republicanas.

    La coincidencia del terremoto, ocurrido un jueves santo, con el segundo aniversario del establecimiento de la Junta de Caracas, fue explicada por las autoridades realistas como un castigo divino por la rebelión contra la Corona española. La mayoría de las provincias del bando patriota se negaron a enviar refuerzos a la de Caracas y otras se cambiaron al bando realista.

    La dictadura de Miranda y la derrota del ejército republicano

    La provincia de Cumaná, ahora aislada del centro republicano, se negó a reconocer los poderes dictatoriales de Miranda y la designación de un comandante general. Bolívar perdió el control del Castillo de Puerto Cabello el 30 de junio de 1812, retirándose a San Mateo.

    A mediados de julio Monteverde había tomado Valencia y avanzaba hacia Caracas, por lo que Miranda, viendo perdida la causa republicana, inició negociaciones con los realistas que concretaron un armisticio el 25 de julio de 1812. Estas acciones fueron consideradas como traición por los miembros de la Junta Patriótica.

    Arresto, prisión y muerte de Miranda

    Bolívar y otros miembros de la Junta Patriótica arrestaron a Miranda y lo entregaron a una delegación del Real Ejército Español en el puerto de La Guaira, desde donde fue trasladado a España.

    Falleció el 14 de julio de 1816, a los 66 años, en una celda del Penal de las Cuatro Torres de la Prisión de la Carraca, en las afueras de Cádiz. Fue enterrado en una fosa común, por lo que fue imposible identificar sus restos. Una tumba vacía espera sus restos en el Panteón Nacional de Venezuela.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir