Biografía de Gabriel García Márquez: Vida y Obra Artística

En esta ocasión, la Biografía de Gabriel García Márquez, nos revela a un novelista colombiano, que fue consagrado en el mundo de la literatura al otorgársele el Premio Nobel de Literatura en 1982 como uno de los más grandes maestros de la literatura universal.

Gabriel García Márquez fue la figura primordial del llamado boom de la literatura hispanoamericana, prodigio editorial que, en la década de 1960, le concedió proyección mundial a las últimas promociones de narradores del continente.

Índice

    Resumen de la biografía de Gabriel García Márquez

    Biografía de Gabriel García Márquez: Vida y Obra Artística

    En todos esos escritores era evidente la superación del realismo y una transformación de las técnicas narrativas que se relacionaba con la novela europea y estadounidense de entreguerras (Kafka, Joyce, Proust, Faulkner).

    Pero en García Márquez se sumó a ello su extraordinaria fantasía y sus inmejorables dotes de narrador, presentes en la obra que representa la cúspide del realismo mágico: “Cien años de soledad” (1967).

    Se sabe que vino al mundo en Aracataca, Colombia, en el año de 1927. Los años vividos durante su primera infancia en su pueblo marcaron decididamente su trabajo como escritor. La increíble riqueza de las tradiciones orales transferidas por sus abuelos alimentó buena parte de su obra.

    Educación y adultez

    Al poco tiempo de llegar a Sucre, sus padres decidieron que Gabriel debía iniciar  su educación formal y fue enviado a un internado en Barranquilla, ciudad-puerto ubicada en la boca del río Magdalena.

    Allí adquirió gran reputación como un chico tímido que se esmeraba escribiendo  poemas humoristas y dibujaba alguna que otra tira cómica. Serio y poco ganado  a las actividades atléticas, fue bautizado con el apodo de El Viejo por sus compañeros de clase.

    García Márquez llegó a cursar los primeros grados del bachillerato en el colegio jesuita San José (hoy conocido como Instituto San José) desde 1940, lugar donde llegó a publicar sus primeros poemas en la revista escolar Juventud.

    Después y gracias a una beca que le fue otorgada por el Gobierno, fue enviado a estudiar a la ciudad de Bogotá, reubicándolo en el Liceo Nacional de Zipaquirá, ciudad que estaba ubicada a una hora de la capital y donde terminaría sus estudios secundarios.

    En su paso por la casa de estudios bogotana, García Márquez destacó en varios deportes, llegando incluso a ser el capitán del equipo del Liceo Nacional de Zipaquirá en tres disciplinas, fútbol, béisbol y atletismo.

    Estudios Universitarios

    Posterior a su graduación en el año 1947, García Márquez siguió residenciado en Bogotá para estudiar la carrera de derecho en la Universidad Nacional de Colombia, donde se dedicaba a la lectura.

    La metamorfosis de Franz Kafka fue una obra que especialmente. lo llenó de inspiración, y lo mantuvo emocionado con las ganas de escribir, pero no literatura tradicional, sino más bien en un estilo semejante a las historias que les contaba su abuela, donde se insertan eventos sorprendentes y rarezas como si fuesen solo una parte de la vida cotidiana.

    Su deseo de ser escritor crecía, y poco después publicó su primer cuento “La tercera resignación”, que fue publicado el 13 de septiembre de 1947 en la edición del diario El Espectador.

    No obstante, y aunque su pasión siempre fue la escritura, en 1948 decidió continuar con la carrera de derecho para complacer a su padre. Después del recordado Bogotazo en 1948, el 9 de abril sangrientos disturbios se desataron por el magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán y la universidad cerró indefinidamente, al extremo de ser incendiada su pensión.

    De allí se trasladó a la Universidad de Cartagena y comenzó a laborar como reportero de El Universal. En el año 1950, desiste de graduarse de abogado para definitivamente enfocarse en el periodismo y de nuevo se traslada a Barranquilla para laborar en el periódico El Heraldo.

    Aunque García Márquez nunca culminó sus estudios superiores, algunas universidades, como la Universidad de Columbia de Nueva York, le otorgaron un doctorado honoris causa en letras.

    Matrimonio y familia

    Matrimonio y familia

    Durante su niñez visitaba a sus padres en Sucre; allí conoció a Mercedes Barcha, hija también de un boticario, durante un baile de estudiantes y decidió ese día que tenía que casarse con ella al culminar sus estudios. Efectivamente, García Márquez se casó en marzo de 1958 en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Barranquilla con Mercedes «a quien le había propuesto matrimonio desde sus trece años».

    Mercedes es descrita en la Biografía de Gabriel García Márquez como una dama alta y linda, con pelo marrón hasta los hombros, nieta de un inmigrante egipcio, lo que se manifiesta al parecer en unos pómulos anchos y ojos castaños grandes y penetrantes.

    García Márquez, cuando se refería a Mercedes Barcha, lo hacía constantemente y con un cariño orgulloso; cuando habló de su amistad con el extinto presidente Fidel Castro, por ejemplo, manifestó, «Fidel se fía de Mercedes aún más que de mí».

    En el año 1959 trajeron al mundo a su primer hijo, Rodrigo, quien se convirtió en cineasta, y en el año 1961 se trasladaron a Nueva York, donde se desempeñó como corresponsal de Prensa Latina. Luego de recibir intimidaciones y críticas de la CIA y de los opositores cubanos, quienes no que rechazaban el contenido de sus reportajes, decidió marcharse a  México y se estableció con su familia en la capital.

    Tres años más tarde, nació su segundo hijo, Gonzalo, quien se ha desempeñado como diseñador gráfico en la capital mexicana. Aunque García Márquez tenía residencias en París, Bogotá y Cartagena de Indias, la mayor parte del tiempo vivió en la Ciudad de México, donde fijó su residencia a inicios de los años 60.

    Su Primera Novela: La Hojarasca

    Su Primera Novela: La Hojarasca

    A la edad de veintiocho años logra publicar su primera novela, “La hojarasca” (1955), donde ya asomaba algunos rasgos más característicos de su evolucionada obra de ficción.

    Ya en este primer libro y en algunas de las novelas y cuentos que le continuaron, empieza a vislumbrarse la aldea recóndita de Macondo, así como algunos de los personajes que más tarde configurarían su obra más leída, “Cien años de soledad”, a la vez que el autor encontraba en otros creadores estadounidenses, sobre todo en William Faulkner, novedosas fórmulas de expresión.

    Su Compromiso con la Izquierda Latinoamericana

    Gabriel García Márquez siempre estuvo comprometido con los movimientos de izquierda; siguió de cerca la sublevación guerrillera cubana de Fidel Castro y el Che Guevara hasta su victoria en el año 1959. Como amigo de Fidel Castro, participó por aquella época en la fundación de Prensa Latina, agencia de noticias de Cuba, que fue clave en el éxito y la consolidación de la revolución cubana.

    Debiendo enfrentar serias vicisitudes con diversos editores, García Márquez logró que una editorial de Argentina le publicase la que es y ha sido su obra maestra y una de las novelas más relevantes de la literatura universal del siglo XX, Cien años de soledad (1967).

    Tramada en casi veinte años y escrita en tan solo dieciocho meses, “Cien años de soledad” revive mediante la tradición familiar de los Buendía la circunstancia histórica del pueblo de Macondo, aldea imaginaria que fue fundada por los primeros Buendía, quienes son el trasunto de su localidad natal, e igualmente de su país y del continente.

    Recreación mítica del mundo real de Latinoamérica

    Recreación mítica del mundo real de Latinoamérica

    Como reseña la Biografía de Gabriel García Márquez, escrita por Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004) en su sección Biografías y Vidas de la enciclopedia biográfica en línea, la novela “Cien años de Soledad”, con una perfecta estructura circular, alza un mundo imaginario propio.

    Es una recreación mítica del mundo real de toda Latinoamérica, de una forma que ha venido a llamarse ahora el «realismo mágico» por el encuentro permanente de lo real con motivos y elementos fantasiosos.

    De esta manera, en el relato de la creación o fundación del pueblo, de su evolución, de su contribución en las guerras civiles que asolaban el país, de su explotación por medio de una compañía bananera estadounidense, de las revoluciones y contrarrevoluciones a posteriori y de la desaparición final de la aldea (que coincide con la caída de la estirpe de sus fundadores, condenada desde su principio a "cien años de soledad"), se entrecruzan con toda naturalidad sueños adivinatorios, apariciones prodigiosas, males de insomnio, diluvios bíblicos y toda clase de eventos mágicos.

    Todo ello escrito en esta novela mágica en una prosa rica, fluida y seductora que convierten su lectura en un asombro y un placer interminables.

    Su Estancia en París

    Después de una temporada en París, Gabriel García Márquez se trasladó a  Barcelona en el año 1969, donde logró la amistad de intelectuales españoles, como Carlos Barral, y sudamericanos, como Mario Vargas Llosa.

    Su estancia allí fue muy decisiva para la concreción de lo que luego se llamó el Boom de la literatura hispanoamericana, lo que supuso el descubrimiento mundial de los jóvenes y no tan jóvenes escritores del continente.

    Nos referimos al peruano Mario Vargas Llosa, los argentinos Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato y Julio Cortázar, así como los mexicanos Juan Rulfo y Carlos Fuentes; también los uruguayos Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, entre otros.

    En el año 1972 gana el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, y años más tarde regresó Latinoamérica para convivir de forma alterna  en Cartagena de Indias y en Ciudad de México, todo ello debido a la inestabilidad política de su amado país.

    Otras Obras Consagradas de García Márquez

    Otras Obras Consagradas del Gabo

    Anteriores a Cien años de soledad, García Márquez ya había esbozado el mundo de Macondo en otras novelas, como ya antes lo apuntamos: “La hojarasca” (1955) y “El coronel no tiene quien le escriba” (1961). También en colecciones de relatos como “Los funerales de la Mamá Grande” (1962). Después de Cien años de Soledad, su narrativa, desposeída en mayor o menor media de elementos fantasiosos, conservó un altísimo nivel.

    Prueba de ello, son las novelas como “El otoño del patriarca” (1975), que somete a un impresionante tratamiento el tema del dictador de las repúblicas hispanoamericanas; “Crónica de una muerte anunciada” (1981), narración de un crimen de honor basado en hechos reales que sobresale por su perfecta construcción y es considerado su segunda obra maestra.

    Tampoco podemos obviar “El amor en los tiempos del cólera” (1985), hermosa y extraordinaria historia de un amor, que nacido en la adolescencia, no llega a ser consumado hasta después de 53 años, cuando ya la vejez consume a sus  personajes.

    Su Vida Política y Social

    Su Vida Política y Social

    Su fama literaria, que en el año 1982 le sumó el Premio Nobel de Literatura, también le confirió autoridad para hacerse oír en la vida política y social de Colombia.

    La actividad como periodista del Gabo fue recogida en “Textos costeños” (1981) y “Entre cachacos” (1983), compilación de artículos que fueron publicados en la prensa escrita, y en “Noticia de un secuestro”, que fue un amplio reportaje novelado y  editado en 1996, donde trata el dramático incidente de nueve periodistas que fueron secuestrados por orden del narcotraficante Pablo Escobar.

    “Relato de un náufrago”, viene a ser un reportaje sobre un caso real que también fue publicado en forma de novela en el año 1968, constituye un radiante ejemplo del «nuevo realismo» donde puso de manifiesto su capacidad para cambiar de registro.

    García Márquez y el Cine

    García Márquez y el Cine

    En el ámbito cinematográfico intervino en la escritura de numerosos guiones, a veces incluso adaptaciones de sus obras propias, y desde el año 1985 compartió la dirección de la Escuela Internacional de Cine de La Habana con el cineasta argentino Fernando Birri.

    De su producción posterior destaca una novela histórica en torno a Simón Bolívar, “El general en su laberinto” (1989); la colección de relatos “Doce cuentos peregrinos” (1992); el volumen de memorias “Vivir para contarla” (2002), que abarca los primeros treinta años de su vida, culminando con su  última novela “Memorias de mis putas tristes” (2004), en la cual aborda el amor de un obstinado nonagenario periodista por una jovencita prostituta.

    Muerte de Gabriel García Márquez

    La muerte de este gran latinoamericano de las letras, murió en la ciudad de México en el año 2014, tras una recaída, producto del cáncer linfático que le había sido diagnosticado en el año 1999.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir