Biografía de Homero: Vida, Estudios Y Trayectoria

Homero fue un antiguo poeta y aedo griego, quien era reconocido por ser el autor de las principales poesías épicas griegas la Ilíada y la Odisea. Fue el poeta por antonomasia de la literatura clásica. En esta Biografía de Homero hondaremos sobre su vida, sus obras y su trayectoria como escritor de la antigua Grecia, cuyos aportes a la literatura mundial se han hecho sentir.

Índice

    Biografía de Homero

    Biografía de Homero: Nacimiento, Vida y Trayectoria

    Biografía de Homero: Nacimiento, Vida y Trayectoria

    Según los registros históricos existentes y alguna que otra Biografía de Homero, se sabe que nació y vivió en el siglo VIII a. C., con una vida que fue concebida como una mezcla de leyenda y realidad. Se cuenta que era hijo de Krithiida y Meonas.

    Una de las Biografias de Homero más antigua, que ha sido atribuida sin basamento a Heródoto, data del siglo V a.C., presenta a Homero como hijo de una mujer huérfana seducida, llamada Creteidas, que lo trajo al mundo en Esmirna, en el año 850 a.C. y que provenía de algún lugar de Jonia, Asia Menor; sin embargo, las ciudades de Esmirna y Quíos se peleaban ese honor.

    NOTA
    Se cree, de acuerdo con la tradición griega, que era ciego y que pudo nacer en cualquiera localidad de la Antigua Grecia: Esmirna, Colofón, Atenas, Quíos, Rodas, Argos, Ítaca Salamina o la misma Pilos.

    ¿Se llamaba realmente Homero?

    ¿Se llamaba realmente Homero?

    Su nombre, Homero, es una variante jónica del eólico Homaros, que significa “rehén, prenda o garantía”, por lo que pudo haber sido prisionero durante la guerra.

    Otra teoría nos dice que el nombre “Homero” se origina de una casta de poetas identificados como los Homéridas (Homēridai), que también coincide textualmente con lo antes expuesto y significa “hijos de rehenes”, o descendientes de prisioneros de guerra, quienes no eran admitidos en la guerra, pues dudaban de su lealtad en la batalla, por lo tanto, no morían cumpliendo este servicio.

    Asi, la Biografía de Homero, nos argumenta que por no existir la literatura escrita, solo se les tenía para trabajar y rememorar la poesía épica local, así como todos los acontecimientos del pasado glorioso de esas civilizaciones. También se especula que una enfermedad probablemente lo dejó ciego, y desde ese entonces fue llamado Homero. Se ha logrado apuntar que lo que contiene su nombre es un juego de palabras que deriva de la expresión ho me horón, que significa “el que no ve”.

    Son varias las Biografías de Homero donde en sus contenidos incluyen esta célebre ceguera del poeta, que lo ha encumbrado aún más como personaje  legendario y novelesco. También era conocido como Melesígenes, destacándose en su tiempo por sus cualidades y virtudes artísticas, quien inició por ello una vida bohemia, que lo llevó a viajar por las ciudades griegas dando a conocer y difundiendo sus obras, con lo cual se ganó una gran reputación en competencia con el poeta Hesíodo.

    NOTA
    Para Hegel, Homero fue “el elemento en el que vive el mundo griego como el hombre vive en el aire”. Por tanta admiración prodigada, fue imitado y referido por todos los poetas, filósofos y artistas griegos de su época, aún a pesar de que su vida ha estado rodeada del más insondable misterio, e incluso se duda de su propia existencia histórica, lo que ha sido puesta en entredicho.

    La Cuestión Homérica

    La Cuestión Homérica

    Los fenómenos o problemas planteados por Homero tuvieron su auge a partir del siglo XVII en lo que fue llamado la “cuestión homérica”, la cual fue iniciada por François Hédelin, un abate de Aubignac, quien llegó a afirmar que sus dos grandes poemas, la Ilíada y la Odisea, fueron fruto de la mezcla o adaptación  de obras de diferente procedencia, lo que podría explicar las diversas incoherencias que contienen, tesis esta que fueron avaladas y seguidas por filólogos como Friedrich August Wolf.

    Sin embargo, entre los seguidores de la corriente analítica y los unitaristas, quienes defienden la autoría de Homero en tales poemas, el debate continúa abierto en la actualidad. Además de la Ilíada y a Odisea, se le han atribuido a Homero otros poemas como la épica menor cómica “Batracomiomaquia” (“La guerra de las ranas y los ratones”), el corpus de los Himnos homéricos, y muchas otras creaciones que han desaparecido o fragmentos como: “Margites”.

    Incluso, algunos autores antiguos le atribuyeron el “Ciclo Épico” completo, el cual contenía más odas afines a la Guerra de Troya, al igual que “Epopeyas” en las que se narra la vida de Edipo Rey y las bravías guerras entre los argivoa y tebanos.

    No obstante, los modernos historiadores concuerdan en que la “Batracomiomaquia” y el “Margites”, así como los himnos Homéricos y los poemas cíclicos fueron redactados en tiempo posterior a la Ilíada y la Odisea.

    Homero y la Iconografía Grecorromana

    Homero y la Iconografía Grecorromana

    De Homero se sigue hablando, incluso sus obras siguen siendo escenificadas por sus significativos aportes, tanto a la literatura como a las artes escénicas, especialmente en el teatro.

    Pero, la iconografía grecorromana ha consagrado el noble rostro barbudo de un viejo ciego como el de Homero, imagen que ha atribuido por la tradición al poeta de los dos poemas épicos más famosos, con la cual se inauguró la literatura griega y la occidental, cuya energía lírica y narrativa permanece aún  fresca desde hace miles de años.

    La obra de Homero se han encumbrado en la gloria, nutriendo innumerables mitos, narraciones y leyendas a través de los años, sin que pierdan su fuerza original. Por su calidad y perfección  son tenidas como obras maestras de la literatura occidental, que sólo pueden ser explicadas por existir toda una tradición previa sobre la Guerra de Troya que aedos y rapsodas elaboraron durante siglos y que culminó con los grandiosos poemas homéricos.

    NOTA
    A pesar de que Homero se aprovechó de los procesos de la tradición oral, es incuestionable que en ambos poemas existe un propósito poético, un plan y una estructura que nos delata la actividad de un poeta que estaba consciente de su arte.

    La Ilíada de Homero

    La Ilíada de Homero

    Esta obra clásica está constituida por 15,693 versos que hacen referencia a los últimos 51 días definitivos de la Guerra de Troya, que, de acuerdo con la leyenda, tuvo una duración de 10 años.

    Esta epopeya épica relata la historia de Aquiles, la cual se desarrolla en una atmósfera de tinte heroico. Otra de sus particularidades es la imagen que nos proporciona sobre objetos o cosas inanimadas como el mar, que se convirtió en  protagonista, siempre nombrado en toda su belleza y esplendor, en la cual se detallan diversos estados anímicos; calmado, bravo, esplendoroso y purpúreo, lo que la hace aún más atractiva.

    Al ser insultado por su comandante en jefe, Agamenón, Aquiles emprende su retirada de la cruenta batalla, dejando a su suerte a los compatriotas griegos, quienes sufren duras y terribles fracasos a manos del ejército de los troyanos.

    Es en este momento, cuando Aquiles se opone a todas las tentativas de reconciliación por parte de los griegos, aunque en definitiva cede de alguna manera, permitiendo a su compañero Patroclo ponerse al frente de sus tropas, quien muere en el combate, y Aquiles, lleno de inmensa ira y rencor, orienta su odio hacia los troyanos, derrotando en combate a Héctor (hijo del rey Príamo y Lider de esta Batalla)

    La Odisea: Omisiones de la Iliada y Sobriedad

    La Odisea: Omisiones de la Iliada y Sobriedad

    12.110 versos componen la Odisea de Homero. En esta obra de carácter bastante sobrio, se relata la lucha que durante de diez años sostuvo Odiseo (Ulises para la tradición latina) por el sur de regreso a Itaca, luego de la captura de Troya.

    Se cree que fue compuesta en una época posterior a la Ilíada y en esta se exponen conocimientos geográficos que fueron casi obviados en La Ilíada. Este relato tiene como eje los viajes de Odiseo y sus combates con el cíclope devorador de hombres, Polifemo y con la diosa Calipso, quien le promete la eternidad, la inmortalidad si renuncia a su idea volver a casa.

    Comienza la segunda mitad de este poema cuando Odiseo arriba a su tierra natal, Ítaca, lugar donde planifica y ejecuta una sangrienta venganza contra los pretendientes de su esposa, Penélope, reuniéndose nuevamente con ella, con su hijo y con su padre.

    ¿Existió realmente Homero?

    ¿Existió realmente Homero?

    La existencia de Homero era dudosa entre los siglos XVI y XIX y se pensaba que sus dos grandes obras, La Ilíada y la Odisea, eran continuaciones de poemas sueltos, libres, que fueron compilados por las rapsodas o verseadores de su época.

    Actualmente se considera que son obras de un mismo autor y, de acuerdo con serios estudios arqueológicos, éstas tienen un trasfondo histórico irrefutable, lo que evidencia que la invención o creación poética estuvo basada en hechos reales.

    Lo que si es cierto es que a través de la Biografía de Homero, este poeta clasico se ha convertido en uno de los autores más influyentes de la historia, gracias a la narración de sus dos epopeyas, las cuales cimentaron las bases de la cultura griega y, desde la mirada de la era clásica, fueron eje de la educación hasta el Imperio Romano y la expansión del cristianismo.

    Frase célebre

    NOTA
    «Odioso para mí como las puertas de Hades es ese hombre que esconde una cosa en su corazón y habla otra».

    Sabías que...

    La Ilíada y la Odisea

    Además de constituir una de las piedras angulares de la cultura occidental, son de las obras más leídas e interpretadas en la historia de la humanidad.

    Obras Literarias de Homero

    • La Ilíada: De controvertida, es ubicada en la segunda mitad del siglo VIII a. C.
    • La Odisea: Se cree que fue creada en el siglo VIII a. C.
    • Batracomiomaquia.
    • Himnos Homéricos.
    • Guerra de Troya.
    • Margites.

    Muerte de Homero

    Muerte de Homero

    En la Biografía de Homero también hay mucho misterio sobre su muerte. De acuerdo con documentos históricos del siglo V a.C., la muerte lo sorprendió la Isla griega del archipiélago de las Cícladas del mar Egeo, en el transcurso de un viaje a Atenas.

    Algunos investigadores modernos afirman también que, a partir de sus obras, es posible concluir que Homero tenía mucho contacto con la nobleza de la época.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir