Biografía de Horus: El dios egipcio de los cielos y los astros

Hoy conoceremos la biografía de Horus, quien fue uno de los dioses principales y más alabados en la mitología antigua egipcia. Como casi todos los dioses egipcios, su forma era mitad humana y mitad animal, pues su parte animal correspondía a la de un halcón. Este dios era uno de los símbolos principales de los faraónes.

Resumen de la biografía de Horus

biografia-de-horus-dios-egipcio

Descripción General

Para el antiguo Egipto, era alabado por ser el dios de los cielos y el reinado, convirtiéndose así en un símbolo faraónico. Su culto duró durante muchísimo tiempo, comenzando en la prehistoria, tuvo su mayor auge mientras reinó la dinastía Ptolomeica y luego decayó cuando el Imperio Romano tomó el control de Egipto.

Existen muchas versiones de la biografía de Horus. Muchas formas distintas del dios han quedado en la historia, lo que nos da a entender que podía ser represando en formas diferentes del mismo dios dependiendo de la finalidad con la que se le estuviese adorando en ese momento.

Sin embargo, en lo que siempre coinciden sus descripciones es que tiene la forma de una de un halcón, más específicamente, como un halcón peregrino. Sin embargo, su forma más popular es la de un esbelto hombre con cabeza de halcón.

El mito de Horus comienza con la súper antigua deidad llamada Nekhen, a quien proclamar haber sido el primer dios alabado en Egipto, y por ende, el primer faraón, que tenía dos manifestaciones, que a su vez se encarnaban en dioses. Estos eran Horus, en la vida, y Osiris, en la muerte.

Sin embargo, una de las tradiciones más aceptadas de este mito es que la diosa Isis engendró junto con Osiris a Horus. En otras tradiciones, se dice que es hijo de la diosa Hathor y que también es su esposa.

Origen del Mito

Se dice que Horus nace de la diosa Isis, pero para que esta concepción se llevara a cabo, tuvo que atravesar un largo camino. Osiris había sido asesinado por su hermano Set, con quien rivalizaba por el trono, así que este cortó su cuerpo en muchos pedazos y los esparció en cofres por el río Nilo. Su esposa, Isis, encontró todods los pedazos, excepto su miembro reproductor, que se dice que fue tragado por un bagre o por un pesacado.

Sin embargo, los historiadores dicen que Isis hizo uso de sus poderes y resucitó a Osiris, y no solo eso, si no que también le creó un nuevo miembro, y así fueron capaces de concebir a Horus. Sin embargo, Isis voló a esconderse para poder dar a luz a Horus, pues sabía que Set aún la buscaría para matar al niño.

Atribuciones y Papel en la Mitología

Dios del cielo

Desde entonces Horus fue proclamado el dios del cielo, y ya que ese era su dominio, se decía que dominaba la luna y el sol también, por lo que se creía que el sol era su ojo derecho mientras que el izquierdo era la luna. Los eclipses se atribuían a Horus volando entre la luna y el sol.

También, los egipcios encontraron una explicación a por qué la luna nunca fue tan brillante como el sol. Pues en un episodio famoso de su mitología, explican que Horus y Seth estaban peleando por el dominio de Egipto, cuando niguno pudo ganarle al otro, los dioses favorecieron a Horus. Al ganar, se empezó a conocer a Horus como el “Mayor” o “Grande”, sin embargo en la pelea él perdió un ojo y Seth perdió un testículo.

Heru-pa-khered (Joven Horus)

Fue alabado por los ptolomeicos, y era representado como un niño o adolescente con el cabello largo y chupando su dedo, también podía ser representado usando coronas, todo esto siendo símbolo de la juventud. Este dios representa al sol saliendo por la mañana o los primeros rayos de luz del día. Es la parte de la biografía de Horus donde hablan de su juventud.

Fusión con Osiris

Con el pasar del tiempo, se le dieron las mismas funciones de su padre a Horus, y empezaron a referirse a él indiferentemente como Horus u Osiris. Incluso, en el templo de Denderah, se les alaba como la misma persona, haciéndolo padre e hijo al mismo tiempo, e incluso, esposo e hijo de Isis al mismo tiempo.

Peleas con Set

La diosa Isis le encargó a su hijo que fuera el protector de Egipto contra las injusticias de Set. Era alabado por ser el dios del desierto y había matado a Osirirs. Horus decidió continuar con la batalla, no solo para poder vengar la muerte de su padre, si no para poder reclamar el trono de Egipto. Horus se volvió el patrón del bajo Egipto al final.

El mito de la simiento

Existen muchas mitos sobre las peleas de Horus y Set, (por mucho, esta es una de las historias más raras en la biografía de Horus) por ejemplo, una de las más raras peleas para demostrar el poder, fue que tuvieron una especie de encuentro sexual. Aquí, el que lograra eyecular dentro del otro, ganaba su dominancia sobre él.

Sin embargo, Horus puso su mano entre las piernas de Set y logró agarrar su simiente sin que este se diera cuenta. Así, lo esparció en el río Nilo y lo puso dentro de una lechuga que era la comida favorita de Set.

Así, cuando fueron a los dioses para que estos demostraran quién iba a ser superior a quién al llamar a la simiente de cada uno. Ocurrió lo siguiente: al llamar a la simiente de Set, esta respondió de adentro de él y de el río Nilo, y por esto fue invalidado. Pero cuando llamaron a la simiente de Horus, esta sí respondió de los adentros de Set.

Sin embargo, Set no aceptó esto y las disputas continuaron un largo tiempo, casi ochenta años según algunos historiadores. Pero se solucionó cuando tiempo después un faraón decidió unir ambas deidades para fuesen adoradas por igual.

El episodio de los hipopótamos

En una oportunidad, los dioses decidieron volverse hipopótamos, solo para probar cuál de ellos podía resistir más tiempo bajo el agua. Duranta la prueba, la diosa Isis tuvo la oportunidad de asesinar al contrincante de su hijo, pero no intervino.

Set fue a buscar a Horus y trató de dejarlo ciego nuevamente pero no pudo, al final los dioses concordaron en volver a Horus el regente y Set termina uniéndose a él como dios de las tormentas. Podemos decir que una de las cosas más interesantes y creativas de la biografía de Horus, eran sus peleas con su rival Set.

El ojo de Horus

Es algunas versiones de los mitos, Set dejó ciego a Horus por su ojo izquierdo, sin embargo, uno de los dioses, Toth,  sanó su ojo. Al final, Horus logra matar a Set y los dioses lo vuelven el principal dios egipcio.

El ojo salvado, es llamado udjat y desde entonces se convirtió en un símbolo mágico de monarquía y protección. Los egipcios también usan esta historia sobre el ojo de Horus para explicar los cambios de fase de la luna.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba