Biografía de Ignacio Rodríguez Galván

La Biografía de Ignacio Rodríguez Galván nos presenta en esta oportunidad a un excelente e irreverente poeta mexicano, quien pesar de su corta existencia (solo 26 años), es uno de los intelectuales más respetados y sobresalientes del siglo XIX.

Con tan pocos años vividos, Rodríguez Galván pudo publicar varias de sus obras, entre las que destacaron “La gota de hiel”, “La procesión”, “La hija del oidor”, “El privado del Virrey” y “Tras un mal nos vienen ciento”, textos que ostentan un contenido profundo y demuestran un magnifico manejo de las letras y el idioma.


Índice

    Resumen de la biografía de Ignacio Rodríguez Galván

    Biografía de Ignacio Rodríguez Galván: Vida y Obra Artística
    Poeta mexicano, es uno de los intelectuales más respetados y sobresalientes del siglo XIX, quien por sus magníficas obras “Manolito el pisaverde” (1837),  “La procesión” (1838) y “La hija del oidor” (1836) está considerado como el primer poeta del Romanticismo mexicano.

    Ignacio Rodríguez Galván, poeta mexicano, es uno de los intelectuales más respetados y sobresalientes del siglo XIX, quien por sus magníficas obras “Manolito el pisaverde” (1837),  “La procesión” (1838) y “La hija del oidor” (1836) está considerado como el primer poeta del Romanticismo mexicano, que ha cultivado el género de la poesía, la novela y el teatro.

    Estrenó obras basadas en la época colonial como “Muñoz, visitador de México” y “El privado del virrey”; sus muy leídas novelas fueron las primeras ediciones cortas mexicanas.

    Este destacado escritor mexicano, quien también se desempeñó como periodista, vino al mundo el 12 de marzo del año 1816 en Tizayuca, en el estado de Hidalgo, México, gracias a la unión de sus padres: José Simón Rodríguez Maldonado y María Ignacia Galván Rivera, quienes lo criaron en el seno de una familia de campesinos.

    Ignacio Rodríguez Galván y sus Estudios

    Según Pacheco (1999), Rodríguez Galván  fue un auténtico autodidacta, ya que  los conocimientos que pudo adquirir en su niñez y juventud fueron por esfuerzo propio.

    Tal vez, porque sus progenitores carecían de los recursos económicos suficientes para brindarle los adecuados estudios. Pero llegó a aprender idiomas como el italiano, francés y latín.

    No obstante, hizo estudios en la Academia de San Juan de Letrán y llegó a tener  amistad con otras personas contemporáneas como Fernando Calderón y Guillermo Prieto, quienes llegaron a ser muy buenos amigos.

    Su Viaje a la Capital de México

    Su Viaje a la Capital
    Viajó a la capital para laborar como dependiente en la librería de su tío, el empresario e impresor Mariano Galván Rivera.

    Como pudo, viajó a la capital para laborar como dependiente en la librería de su tío, el empresario e impresor Mariano Galván Rivera.

    Aprendió las lenguas del latín, francés e italiano y colaboró en otras publicaciones literarias de la ciudad de Veracruz. Además fue cofundador de la Academia de Letrán.

    Asimismo dirigió el "Calendario de las Señoritas Mexicanas" y fundador del periódico "Año Nuevo"; editor del "El Recreo de las Familias" y redactor de la sección literaria del "Diario del Gobierno".

    Considerado como el primer romántico nacional, estrenó diversas obras recreadas y basadas en la época colonial, tales como “Muñoz, visitador de México” y “El privado del virrey”.

    Solo 26 años de Vida y Siete de Creación Literaria

    El periodista José Emilio Pacheco, en el año 1999 publicó en la página web “Letras Libres” un artículo titulado “Ignacio Rodríguez Galván, el primer escritor mexicano”, donde en la sección “Cuauhtémoc y Guatimoc” acota que “Vivió sólo 26 años y tuvo nada más siete de producción literaria”.

    Agrega este autor que esos pocos años le bastaron para crear  "el primer drama de tema mexicano escrito por un mexicano", algunos discursos iniciales de nuestra narrativa e infinidades de poemas, entre ellos "La profecía de Guatimoc" (1839), que lo salva y a la vez lo sepulta.

    Su nombre –agrega Pacheco- es una línea en las historias literarias a la que siempre se le suma el juicio centenario de Marcelino Menéndez y Pelayo: "La profecía" es  "la obra maestra del romanticismo mexicano".

    Ignacio Rodríguez Galván llegó a editar cinco números del periódico El Año Nuevo, el cual fundó como expresión de la Academia de Letrán que en ese tiempo se esfuerza por crear una literatura nacional.

    Con su otro buen amigo, Fernando Calderón (1809-1845), mexicanizó la dramaturgia y la poesía romántica. Al lado de José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827), que tuvo tiempo de profundizar y escribir bajo la Colonia, Rodríguez Galván se merece el título de fundador.

    Estilo de Ignacio Rodríguez Galván

    Los discursos poéticos de Ignacio Rodríguez Galván tienen como característica un lenguaje sencillo, preciso y muy bien estructurado, con el empleo permanente de expresiones exclamativas e interrogativas. Se siente, al leer sus trabajos, que hubo en muchas de sus poemas sentimientos de soledad, de frustración, de desesperanza, religión, amor y pasión.

    En cuanto a sus hermosas novelas, este apreciado escritor mexicano se explayó en sus escritos con una narrativa breve, cuyo contenido mantuvo ciertos atributos sociales y políticos de la sociedad mexicana en su época.

    También puedes leer: Biografía de Hernán Cortés: Su Vida y su Trayectoria

    Además en sus propuestas de teatro fue muy común la presencia de acontecimientos siempre  relacionados con el arribo a las costas de México y la conquista inhumana de los españoles en el Nuevo Mundo.

    Obras Publicadas por Ignacio Rodríguez Galván

    Obras Publicadas por Ignacio Rodríguez Galván
    Fue autor de algunas de las primeras novelas cortas mexicanas

    Novela

    Fue autor de algunas de las primeras novelas cortas mexicanas como por ejemplo:

    • La hija del oidor (1836)
    • Manolito el pisaverde (1837)
    • El visitador (1838)
    • La procesión (1838)
    • El secreto (1840)

    Teatro

    • La capilla
    • Muñoz, visitador de México
    • El privado del Virrey
    • Tras un mal nos vienen ciento

    Poesía

    • La profecía de Guatimoc
    • A la muerte de un amigo
    • Al baile del señor presidente
    • Adiós, oh patria mía
    • La gota de hiel
    • La inocencia
    • Un crimen

    Poema de Ignacio Rodríguez Galván

    Poema de Ignacio Rodríguez Galván

    “En mi Patria no Viera”

    Sangre correr por la ciudad y llanos. Y que entre rabia fiera hermanos con hermanos hasta hundirse el puñal pugnan insanos.

    Ni viera la perfidia de nación, que risueña nos abraza, y bramando de envidia luego nos amenaza. Y en su mente infernal nos despedaza

    Ni viera hombres malvados, que sin temer de Dios el alto juicio. De la ambición guiados y el deshonroso vicio, despeñan mi nación al precipicio.

    Ni con feroz despecho,  la miseria, elevándose espantosa, cerrar contra su pecho la humanidad quejosa y devorar sus lágrimas ansiosas.

    Y el luto y exterminio, en pos del hambre descarnada y yerta. Extender su dominio sobre la tierra muerta, y a la peste letal abrir la puerta.

    Feliz, mi caro amigo, feliz mil veces tú, que ya en el mundo el dolor enemigo con brazo furibundo no rompe tus entrañas iracundo.

    Dichoso tú, que vives entre el gozo, la paz, la bienandanza; y no, cual yo, recibes de amor sin esperanza zozobras y martirios sin mudanza.

    Y no sientes el yugo de la suerte pesar sobre tu cuello, ni el hombre es tu verdugo, ni con ansia un destello buscas de la verdad, sin poder vello.

    Cuando el mundo habitabas, con la voz de amistad consoladora las penas aliviabas de tu amigo, que ahora hundido en el pesar tu ausencia llora.

    ¿SABÍA UD., QUE?

    • Fue el primer escritor que no se educó en las instituciones coloniales, rebatió con su actividad y su obra las calumnias arzobispales y exaltó el punto de vista del mestizo.
    • En su acta de nacimiento aparece como «español e hijo de españoles».
    • Según Guillermo Prieto, su amigo y contemporáneo (nació en 1818), «su aspecto era de indio puro».

    Muerte de Ignacio Rodríguez Galván

    Muerte de Ignacio Rodríguez Galván
    Ignacio Rodríguez Galván, con tan solo 26 años de edad, murió el 25 de julio del año 1842 a causa de la fiebre amarilla en la ciudad de La Habana, Cuba,

    Ignacio Rodríguez Galván, con tan solo 26 años de edad, murió el 25 de julio del año 1842 a causa de la fiebre amarilla en la ciudad de La Habana, Cuba, cuando se dirigía a Sudamérica como oficial de la delegación mexicana,  según la Biografía de Ignacio Rodríguez Galván, redactada por Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros (2008), publicada en su website buscabiografias.com.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir