Biografía de José María Morelos: Pilar de Independencia

Esta es la biografía de José María Morelos y Pavón, que nació en la intendencia de Valladolid, actual municipio de Morelia, el 30 de septiembre de 1765 y falleció en Ecatepec, Intendencia de México, el 22 de diciembre de 1815.

Fue sacerdote, militar insurgente, político y patriota mexicano, uno de los principales líderes del movimiento de independencia mexicano, sobre todo después de la muerte del cura Miguel Hidalgo.

Resumen de la biografía de José María Morelos

biografia-de-jose-maria-morelos

Primeros años

Hijo de José Manuel Morelos y Robles, carpintero de ascendencia indígena y originario de Zindurio, pueblo a pocos kilómetros al oeste de Valladolid y de la criolla Juana María Guadalupe Pérez Pavón, originaria de San Juan Bautista de Apaseo, también cerca de Valladolid; sus primeros estudios estuvieron bajo la guía de su madre y luego de su abuelo materno quien fue maestro de escuela.

La muerte de su padre en 1779 es algo trascendental en la biografía de José María Morelos, ya que es confiado a la tutela de su tío Felipe Morelos. Se trasladó a una hacienda cerca de Apatzingán (Michoacán) y se dedicó a las labores de labranza y luego como arriero. Esta actividad le proporcionó algunos ingresos, que el joven Morelos empleaba en comprar mulas y para mantener económicamente a su madre y hermana.

Vuelta a Valladolid

Por insistencia de su madre, a la edad de 25 años, vemos en la biografía de José María Morelos que se separó de su tío Felipe y regresa a su pueblo natal, Valladolid, e ingresa en 1790 en el Colegio de San Nicolás, lugar donde conoce al cura Miguel Hidalgo y Costilla, quien se desempeñaba como rector, con el que mantuvo relación durante dos años. Estudió gramática y latín y en 1792 ingresó en el Seminario Tridentino en la misma ciudad.

Función Eclesiástica

A finales de ese mismo año, le fueron concedidos por parte de la jerarquía eclesiástica de Valladolid, la tonsura clerical, las cuatro órdenes menores (ostiario, lector, exorcista y acólito) y el subdiaconato, que había solicitado con anterioridad. Al igual que otros muchos clérigos, no tenía ninguna asignación pecuniaria fija para garantizar su sustento.

Sin embargo, como clérigo secular, no había hecho el voto de pobreza por lo que pudo dedicarse ejercer ciertas actividades comerciales para ganarse la vida como párroco de Carácuaro en 1799, donde permaneció once años.

Durante este periodo mantuvo y mejoró un negocio de ganado que había iniciado en su época de arriero, administró la herencia de su madre, la cual había fallecido en Pátzcuaro y transfirió a su hermana la casa familiar.

Como sacerdote, no pudo casarse formalmente, pero sí se ha comprobado su relación con al menos una mujer, Brígida Almonte, con quien tuvo su primogénito, Juan Nepomuceno Almonte, quien jugó un papel importante en la historia de México como militar, político y diplomático mexicano, su otro hijo fue Manuel Jacobo Sosa Pavón Milita, también militar destacado que participó en la revolución mexicana. También tuvo una hija de quien hablan muy poco sus historiadores.

Introducción al mundo militar

Esta es una parte muy importante en la biografía de José María Morelos. Miguel Hidalgo, conocedor de la capacidad organizativo de Morelos, intuyó que podría llevar adelante una lucha que apenas estaba germinando, por ese motivo, en octubre de 1810, lo envía al Charo, Michoacán, para que cumpliera funciones como jefe insurgente en el suroeste de México.

Ahí, se dedica a reclutar tropas y tomar haciendas y ciudades importantes, así como intentar la ocupación del puerto de Acapulco desde donde se podría mantener comunicación con los puertos de Asia a través del Pacífico, principalmente con el de puerto de Manila en las Filipinas.

​ Para este fin, el 25 de octubre de 1810, acompañado de poco más de veinte voluntarios mal armados, Morelos partió de Carácuaro en calidad de lugarteniente de Hidalgo.

Realces Militares

La campaña militar de Morelos duró cinco años, en los cuales realizó cuatro campañas militares. A diferencia del cura Hidalgo, quien era un estratega pobre que lideraba un gran número de seguidores indisciplinados, Morelos rápidamente demostró habilidades militares, reuniendo y entrenando a un pequeño núcleo de combatientes.

Buscó aliados en la región y obtuvo cañones y otros pertrechos de guerra, con los que enfrentó y doblegó en repetidas oportunidades a fuerzas españolas superiores en número y equipamiento militar, bajo el mando del temible mariscal español Félix María Calleja. Morelos, adicionalmente, desarrolló una brillante obra política, doctrinaria y administrativa cargada de un profundo sentido popular y social.

Las campañas militares de José María Morelos

La primera campaña

De octubre 1810 a agosto 1811, En sus primeros nueve meses, obtuvo 22 victorias, aniquilando los ejércitos de tres líderes realistas españoles y dominando casi todo lo que hoy es el estado de Guerrero.

En diciembre, capturó Acapulco por primera vez, excepto el Fuerte de San Diego. A marcha forzada, capturó la mayoría de las posesiones españolas en la costa del Pacífico en lo que ahora son los estados de Michoacán y Guerrero. El 24 de mayo de 1811 ocupó Chilpancingo y el 26 de mayo tomó la población de Tixtla.

La segunda campaña

 Se desarrolló de noviembre de 1811 a mayo de 1812, después de unos meses de reorganización. Unió todas sus fuerzas en Chiautla y las dividió en tres destacamentos, el primero bajo la conducción de Miguel Bravo, que buscaría la conquista de Oaxaca; el segundo al mando de Hermenegildo Galeana, que tomaría Taxco.

El tercero, bajo su propia conducción, que avanzaría hacia Izúcar, donde entró sin combatir el 12 de diciembre, para atacar luego a Tenango y Tenancingo. Entre febrero y mayo de 1812, realizó el sitio y la toma de Cuautla, lo cual lo convirtió en el principal enemigo del ejército realista.

La tercera campaña

Llevada a cabo entre junio de 1812 y agosto de 1813, fue la de mayor actividad y de más éxitos de Morelos. Reagrupó todas sus fuerzas y partió de Cuautla y durante algunos meses dominó el eje Chiautla-Tehuacán tratando de impedir las comunicaciones entre la capital y el puerto de Veracruz. En noviembre atacó la ciudad de Oaxaca, la cual se rindió el día 25 de ese mes.

Ésta es considerada una de las acciones militares más admirables de Morelos, logrando derrotar a las tropas del general español González Saravia. La victoria sirvió para reforzar la moral de los insurgentes, aumentó el prestigio personal de Morelos y produjo una gran cantidad de réditos materiales.

Durante el tiempo que permaneció en Oaxaca intensificó su labor administrativa y el ordenamiento de la insurgencia. Fundó la intendencia de la provincia y el ayuntamiento de la ciudad, reglamentó los horarios comerciales, el porte de las armas, el toque de queda y el uso de una insignia que sirviera de identificación personal.

También creó una Junta de Protección y Seguridad Pública, responsable de mantener el orden y la seguridad de la población. Otros éxitos de esta campaña de 1812 fueron en Citlalli el 8 de junio, Tehuacán el 10 de agosto y Orizaba el 28 de octubre.

El congreso de Chilpancingo

Más adelante, Morelos trató de dar forma política a sus ideales de justicia e igualdad y organizó el Congreso de Anáhuac, el primer cuerpo legislativo de la historia mexicana, cuyas sesiones tuvieron lugar en Chilpancingo (actual Estado de Guerrero) durante septiembre y noviembre de 1813 y en donde se formuló la declaración de independencia.

Allí Morelos redactó y presentó los Sentimientos de la Nación, considerado como uno de los documentos políticos mexicanos más importantes. Muchas de las ideas ahí plasmadas tienen base en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos y en la Revolución francesa.

Finalmente, el Congreso aprobó el 22 de octubre de 1814, en Apatzingán, la primera Constitución de México.

La cuarta campaña

Se desarrolló desde septiembre de 1813 y terminó en noviembre de 1815 con su caída en Temalaca. Esto ocurrió porque los realistas habían reforzado la guarnición con nuevos contingentes de tropas, lo que obligó a Morelos a retirarse cuando llegó a sitiarla el 22 de diciembre de 1813.

Morelos tuvo que abandonar el sitio de manera imprevista y confusa, lo que diezmó y desalentó a sus partidarios. La batalla de Temalca acaba, y su captura vino a manos de el coronel realista Manuel de la Concha.

Fue encarcelado y juzgado por la Inquisición, institución que le revocó la licencia como clérigo y finalmente fusilado por traición en San Cristóbal Ecatepec, el 22 de diciembre de 1815.

Morelos es un héroe nacional en México y es considerado como uno de los líderes militares más exitosos a pesar de haber sido solo un sacerdote y que nunca tomó la carrera militar formal.

En su honor, el gobierno mexicano ha nombrado muchos lugares con su nombre, entre los que destacan su ciudad natal, Valladolid, renombrada en 12 de septiembre de 1828 como Morelia; el estado de Morelos, nombrado el 21 de enero de 1869, en su honor; en el centenario de su nacimiento, se construyó una estatua ecuestre en Morelia, que aún hoy permanece ahí.

Su rostro ha aparecido en monedas y billetes mexicanos de diferentes denominaciones a lo largo de la historia; Un barco de Estados Unidos lleva su nombre en su honor. La vida de este héroe ha sido inmortalizada en distintos artes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba