Biografía de Leopoldo Lugones

En esta Biografía de Leopoldo Lugones, nos adentramos en la vida y obra de uno de los periodistas argentinos más prolíficos de la literatura, quien se paseó magistralmente como poeta, novelista, ensayista y cuentista, estrechamente vinculado con la ficción, con la fantasía, destacándose como uno  de los autores que supo inaugurar este género en el Río de La Plata.


Índice

    Resumen de la biografía de Leopoldo Lugones

    Biografía de Leopoldo Lugones: Vida y Obra Literaria
    Leopoldo Lugones, se destacó como poeta argentino de ficción y el máximo representante del modernismo argentino.

    Leopoldo Antonio Lugones Argüello, mejor conocido como Leopoldo Lugones, se destacó como poeta argentino de vasta cultura, siendo el  máximo representante del modernismo argentino y una de los personajes más influyentes en la literatura hispanoamericana, e incluso uno de los precursores del relato corto latinoamericano.

    Nació en Villa de María del Río Seco, provincia de Córdoba el 13 de junio del año 1874, gracias a la unión matrimonial de Pedro Nolasco Lugones y Custodia Argüello, quienes lograron procrear además a tres hijos: Santiago, Ramón Miguel y Carlos Florencio.

    Estudios Realizados

    Sus primeras letras las aprendió gracias a la voluntad de su madre, de quien recibió una educación católica muy estricta. Luego, cursó su bachillerato en el Colegio Nacional de la ciudad de Córdoba.

    En dicha institución educativa se destacó por ser un alumno muy aplicado  pero con un carácter muy rebelde. Fue en esa ciudad provinciana donde a los dieciocho años se inició en el periodismo y en la literatura por allá por el año 1938.

    En su tierra natal, transcurrió la niñez y su adolescencia y después de una breve temporada en Santiago del Estero, decidió establecerse en Buenos Aires en el año 1895.

    Vida privada

    Vida Privada de Leopoldo Lugones
    Contrajo matrimonio con Juana Agudelo, con quien tuvo un hijo: Leopoldo "Polo" Lugones.

    La Biografía de Leopoldo Lugones, de acuerdo con Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004), publicada en su website biografiasyvidas.com de la enciclopedia biográfica en línea, reseña que contrajo matrimonio con Juana Agudelo, con quien tuvo un hijo: Leopoldo "Polo" Lugones.

    Cargos Desempeñados

    Según la historia, se sabe que laboró en el diario El Tiempo y que en el año  1897 fundó junto con José Ingenieros, el periódico socialista revolucionario “La Montaña”.

    Después de laborar en algunos empleos menores, logró llegar a la dirección de la Biblioteca Nacional de Maestros. Realizó diversos viajes al continente  Europeo y residió en la ciudad de París desde el año 1911 al 1914. A su vez, colaboró enérgicamente en el Periódico La Nación y fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura en el año 1926.

    Para el año 1928 creó la Sociedad Argentina de Escritores. También se tiene conocimiento que apoyó el golpe de Estado de 1930, pero la posterior desilusión que sufrió por este incidente, quizás le desencadenó una profunda crisis existencial y sentimental que lo llevaron a sufrir de una severa depresión.

    Vida Política

    En su vida política hay que destacar su particular evolución política, pues se  inició como un firme seguidor de la ideología socialista, cuya introducción en la arena política de Argentina se debe, en parte, a sus primeros discursos políticos.

    No obstante, paulatinamente fue retrocediendo hacia posiciones más conservadoras; tras una breve etapa de adscripción a las ideas liberales, se inclinó resueltamente hacia la derecha y se convirtió finalmente en uno de los validadores principales del fascismo en su nación.

    Todo esto acurre a partir del año 1924, cuando proclamó que había llegado "la hora de la espada". Seis años después, se había consagrado como uno de los lideres pensantes del movimiento reaccionario austral, lo que lo que llevó a colaborar de manera activa con el golpe de estado militar perpetrado contra el  general José Félix Uriburu el 6 de septiembre del año 1930.

    La obra de Leopoldo Lugones

    La obra de Leopoldo Lugones
    Como poeta, Leopoldo Lugones emergió en el panorama literario argentino con su obra “Los mundos”

    Como buen poeta, Leopoldo Lugones emergió en el panorama literario argentino con la obra “Los mundos” (1893), que no contó con la mayor atención por parte de los amante de la literatura y pasó casi inadvertida.

    Sin embargo, en el año 1896 y estando en  Buenos Aires sostuvo un encuentro con el gran Rubén Darío, que fue decisivo para reorientar su trabajo en la poesía.

    No tardó en ser sustituido el retoricismo presente en “Las montañas de oro” (1897) por la entonación irónica, extravagante e imaginativa de “Los crepúsculos del jardín” (1905) y de “Lunario sentimental” (1909).

    Hay que acotar que ambas obras literarias se respira una ambiente refinado y decadente, pleno de languidez y elegancia modernistas, sumergido en una corriente estética manifiestamente impactada por la creación de Rubén Darío.

    Aun así, su nuevo estilo se distingue por su originalidad creadora, la exactitud y la hermosa lírica de sus estrofas.

    Un Cambio Necesario Muy Personal

    Pero, aunado a lo antes expuesto, a partir de 1910 Leopoldo Lugones cambió de registro poético para enfocarse solo en la exaltación de su tierra y sus personajes, tal y como lo demuestra en “Odas seculares”, editada en el año 1910.

    Luego fueron los asuntos cotidianos, visionados al trasluz de una tradición íntima, los que se convirtieron en el eje central de su siguiente entrega literaria, titulada “El libro fiel” (1912), obra que dio continuidad a otros poemarios suyos como “El libro de los paisajes” (1917), “Las horas doradas” (1922) y “Romancero” (1924).

    Para culminar su trayectoria poética, Lugones prefirió el cultivo de una poesía narrativa: “Poemas solariegos” (1927) y “Romances del Río Seco” (que fue publicada póstumamente, en el año 1938.

    Lugones y su Faceta de Narrador

    Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004), en la Biografía de Leopoldo Lugones, publicada en su website biografiasyvidas.com de la enciclopedia biográfica en línea, nos hablan de su faceta como narrador, acotando que sobresalió primordialmente por sus relatos, compilados en “Las fuerzas extrañas” (1906), “La torre de Casandra” (1919), “Cuentos fatales” (1924) y “La patria fuerte” (1933).

    En muchas de sus breves narraciones, este autor ensayó distintas aproximaciones fantásticas que bien podrían considerarse como precursoras de las mejores narraciones de algunos de los más grandes cultivadores de este complicado género, como lo fue Horacio Quiroga, Jorge Luis Borges (uno de los mayores admiradores de Lugones) y de Julio Cortázar.

    El Novelista Lugones

    En este ámbito publicó dos novelas espléndidas: un relato histórico referido a la guerra de la independencia, titulado “La guerra gaucha” (1905), y unas reflexiones esotéricas que, a manera de novela teosófica, fueron publicadas  bajo el título de “El ángel de la sombra” (1926).

    “La guerra gaucha” en el trascurso de la década de los años cuarenta, fue objeto de una producción cinematográfica que llegó a ser uno de los más importantes referentes en la creación cineasta argentina de su tiempo.

    Los Ensayos de Leopoldo Lugones

    Los Ensayos de Leopoldo Lugones
    Ensayos “El imperio jesuítico” (1904), “Las limaduras de Hephaestos” (1910) e “Historia de Sarmiento” (1911).

    Leopoldo Lugones también brilló como ensayista, faceta que nos dejó algunos títulos tan notables como “El imperio jesuítico” (1904), “Las limaduras de Hephaestos” (1910) e “Historia de Sarmiento” (1911).

    Constituyen sin duda un hito en la interpretación de la literatura gauchesca, las conferencias sobre el Martín Fierro de José Hernández, obra que fue leída profundamente por Lugones, quien las convirtió en poema épico y las reunió en “El payador” (1916).

    También puedes leer: Biografía de Carlo Collodi

    Aunado a esto, dejó demostración impresa de las permanentes mutaciones aplicadas a su pensamiento político, plasmadas en “Mi beligerancia” y “La grande Argentina.”

    Frases Célebres de Leopoldo Lugones

    NOTA

    • “Aspirad, pues, a desarrollar, en lo posible, no un sólo aspecto, sino la plenitud de vuestro ser”
    • «Sed, pues, conscientes poseedores de la fuerza bendita que lleváis dentro de vosotros mismos»

    Sus Poemas: Versos Medidos y Libres

    Sus Poemas: Versos Medidos y Libres
    “Los crepúsculos del jardín” (1905) y “Lunario sentimental” (1909), siempre narrados con la influencia indescriptible de Rubén Darío.

    En plena eclosión del modernismo,  Leopoldo Lugones se inició como poeta en el año de 1897 con “Las montañas del oro”, cargada de versos medidos y libres, y prosa netamente poética, atmosfera ya decadente que se prolongó en “Los crepúsculos del jardín” (1905) y “Lunario sentimental” (1909), siempre narrando con la influencia indescriptible de Rubén Darío.

    Sabía Ud., que...

    NOTA

    • En diciembre del año 1978, su nieta Susana «Pirí» Lugones, fue detenida y desaparecida por el terrorismo de Estado que impuso la dictadura cívica-militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.
    • Tuvo sus contactos con el socialismo y fue uno de los pioneros en Argentina del liberalismo, el conservadurismo y desde 1924, el fascismo.

    Obras Publicadas por Lugones

    Poesía

    • Los mundos (1893)
    • Las montañas del oro (1897)
    • Los crepúsculos del jardín (1905)
    • Lunario sentimental (1909)
    • Odas seculares (1910)
    • El libro fiel (1912)
    • El libro de los paisajes (1917)
    • Las horas doradas (1922)
    • Romancero (1924)
    • Poemas solariegos (1927)
    • La copa de jade (1935)
    • Romances del Río Seco (1938)
    • Obras poéticas completas (1952)

    Narrativa

    • La guerra gaucha, (1905)
    • Las fuerzas extrañas, (1906)
    • Cuentos fatales, (1926)
    • El Hombre Muerto (1907)
    • El Ángel de la Sombra (novela, 1926)

    Muerte de Leopoldo Lugones

    Muerte de Leopoldo Lugones
    Lugones se suicidó luego de ingerir cianuro de potasio combinado con whisky.

    Leopoldo Lugones falleció el 18 de febrero del año 1938, por medio del suicidio, luego de ingerir cianuro de potasio combinado con whisky en la localidad de El Tigre, San Fernando, Buenos Aires.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir