Biografía de José de Acosta

La Biografía de José de Acosta, nos muestra a un científico jesuita, antropólogo y naturalista español que llevó a cabo relevantes misiones en el continente americano a partir del año 1571, año en que se trasladó al Perú, convencido de que los indígenas americanos llegaron a dicho continente desde el norte de Asia.

Además del relato de las aventuras de un lego en tierras americanas, conocidas en Europa como las "Indias" (gracias a la peregrinación de Bartolomé Lorenzo), José de Acosta debe su fama de observador perspicaz y lúcido expositor a su obra “Historia natural y moral de las Indias publicada en Sevilla en 1590 y pronto traducida al francés en 1598 y al inglés en 1604.

En ese libro detalló las costumbres, ritos y creencias de los pueblos indígenas  de México y Perú y encontró una interpretación científica y global de todos los casos físicos naturales, donde descubrió la Corriente de Humboldt.​


Índice

    Resumen de la biografía de José de Acosta

    Biografía de José de Acosta: Vida y Obra
    José de Acosta fue un misionero, naturalista y escritor español.

    José de Acosta fue un misionero, naturalista y escritor español. Según los registros históricos existentes, se cree que nació en septiembre o principios de octubre del año 1539 en Medina del Campo.

    También, se sabe que fue el hijo menor de Antonio de Acosta y Ana de Porres. De su familia, se sabe que alcanzaba a un total de 11 integrantes y que era probablemente de origen judío converso. También que pertenecía a la burguesía mercantil de Medina del Campo.

    Al desglosar esta información, vemos que José de Acosta contaba con tres hermanas y cinco hermanos mayores, casi todos vinculados de forma directa a la vida religiosa.

    Sus amadas hermanas, fueron dos destacadas religiosas, mientras que cuatro de sus hermanos entraron con él a la orden de los jesuitas y el otro hermano decidió ingresar a la carrera militar, de cierta fama en Italia, los Países Bajos y Aragón, llegando a ser honrado por Felipe II a su muerte en el año 1595.

    Sus Estudios

    Logró estudiar en el Colegio de la Compañía de Jesús de su ciudad en el año 1551. Al año siguiente, se integró al noviciado de Salamanca (con tan solo doce años de edad, a mediados del año 1552).

    De inmediato se destacó por sus capacidades y habilidades en la escritura, siendo a los quince años de edad profesor de sus amigos estudiantes en el área de latín, redactando infinidad de cartas cuatrimestrales dirigidas al Padre General.

    Igualmente, antes de cumplir sus diecisiete años de edad, llegó a componer  tragedias, comedias y autos bíblicos que fueron representados por sus compañeros en los días dedicados a las festividades.

    En el año 1559, a los diecinueve años de edad, se trasladó a la ciudad de  Alcalá de Henares, para ese entonces un reconocido centro del humanismo español, donde ingresó a su prestigiosa Universidad en la cual llevó a cabo sus estudios de Teología, Sagradas Escrituras y Derecho Canónico.

    Aunado a esto, llegó a profundizar en los estudios profanos, como los de Derecho Civil, los de Ciencias Naturales y los de Historia, evidenciando, a su vez, una mente ágil, astuta y precisa, a lo que habría que sumarle su gran poder de observación.

    Su Nombramiento como Sacerdote

    Siendo nombrado sacerdote en el año 1567, fue destinado a Ocaña y Plasencia para que impartiera clases de teología en los colegios jesuitas de tales lugares, hasta que a sus treinta y un años de edad solicitó a la Compañía de Jesús que lo destinaran a misiones americanas como indicaba en su “Descargo o apología del Papa”.

    Para lograrlo, en el año 1571 debía primero pasar a la Isla española y a los pocos meses seguir su travesía por tierra firma hasta finalmente llegar al Perú a mediados del año 1572 conformando la tercera misión que fue enviada por los jesuitas al virreinato del Perú.

    Fue allí cuando colaboró con el virrey Francisco Álvarez de Toledo y llevó a cabo  un relevante trabajo labor misionero como provincial de la Compañía en la provincia jesuita del país antes referido.

    Su Estadía en Perú

    Su Estadía en Perú
    Francisco de Toledo asumió como virrey en el año 1569.

    Luego de veinte años, se traslada al Virreinato del Perú convertido en  misionero, ejerciendo el cargo de provincial de su orden religiosa, adscrita a la Compañía de Jesús, desde el año 1572 a 1585.

    En el año 1575, consiguió la buena pro y fue nombrado para ese entonces Rector del Colegio de Lima, llegando a crear incluso el Seminario de San Martín en el año 1583, participando además ese mismo año en el III Concilio limeño.

    Durante toda esa trayectoria, logró redactar “Doctrina cristiana y catecismo” para la instrucción de los indios y el “Catecismo en la lengua española y en la aymara del Perú”. También se tiene información de que José de Acosta había llegado a las tierras de Perú tres años después de que Francisco de Toledo asumió como virrey en el año 1569.

    También puedes leer: Biografía de Radcliffe Brown

    A su llegada a la ciudad de Lima, se le dio la orden de atravesar la cordillera de  los Andes, supuestamente para unirse al virrey en el interior. Esto lo hizo, tomando la ruta con catorce o quince compañeros penetrando en la montañosa provincia de Huarochirí y el elevado paso de Pariacaca, situados a más de 4000 metros sobre el nivel del mar, cuyo grupo se vio seriamente impactado por los efectos de la atmósfera enrarecida.

    Participó en la decapitación de Túpac Amaru I

    Decapitación de Túpac Amaru I
    En esta actividad, el jesuita José de Acosta tuvo también participación

    Luego de la decapitación de Túpac Amaru I, que fue una orden del virrey Toledo, este militar le dedicó durante cinco años un recorrido a cada parte del Virreinato del Perú con el propósito de conocer y destacar la organización del mismo.

    En esta actividad, el jesuita José de Acosta tuvo también participación, además del licenciado Polo de Ondegardo junto al juez Matienzo. De igual manera, José de Acosta también le hizo compañía al virrey en Charcas, y se mantuvo con él en su fracasada expedición en contra de los indios chiriguanos.

    Regreso a España

    A su regreso a España, fue nombrado Visitador de las provincias de Aragón y Andalucía, mientras que en el año 598 es designado Rector del Colegio de los Jesuitas de la ciudad de Salamanca.

    Llevó a cabo un trabajo monumental sobre la historia natural y las costumbres de los pueblos aborígenes de Hispanoamérica, Historia natural y moral de las Indias, escrito en el año 1590.

    Frases Célebres de José de Acosta

    NOTA

    «Quien por esta vía de poner sólo diferencias accidentales pretendiere salvar la propagación de los animales de Indias, y reducirlos a las de Europa, tomará carga, que mal podrá salir con ella”

    “Si hemos de juzgar a las especies de los animales por sus propiedades, son tan diversas que quererlas reducir a especies conocidas de Europa, será llamar al huevo, castaña»

    Otras Obras de José de Acosta

    Dentro de su trabajo jesuita, José de Acosta fundó varios colegios, entre ellos los de Panamá, Arequipa, Potosí, Chuquisaca y La Paz, todo ello a pesar de la fuerte oposición del virrey Toledo.

    Dedicó gran parte de su tiempo a la preparación de varias obras eruditas, cuyos manuscritos más tarde llevó de nuevo a España, incluyendo los dos primeros libros de la “Historia natural de las Indias”.

    El Virrey Toledo fue el re-fundador de la Universidad de San Marcos en Lima, donde José de Acosta impartió la cátedra de teología, logrando dar nueva fe de su gran capacidad oratoria, y por ello, entre otras razones, fue elegido provincial de la Compañía de Jesús en 1576.

    Sabía Ud., que…

    NOTA

    Sus deberes oficiales, como la creación de recintos educacionales, lo motivaron a estudiar personalmente el extenso territorio; adquiriendo un conocimiento práctico de la inmensa provincia y de sus habitantes aborígenes, plasmando todos sus aportes en el desarrollo de sus reconocidas obras.

    En la pequeña ciudad de Juli, cerca de la orilla occidental del lago Titicaca fundó  un colegio, donde se estudiaron las lenguas de los hombres nativos, y con el paso del tiempo estableció una imprenta.

    Se residenció en Juli y fue allí con toda probabilidad, que observó el famoso cometa el 1 de noviembre al 8 de diciembre del año 1577, el cual se extendió como un penacho de fuego desde el horizonte casi hasta el cenit.

    En ese mismo lugar, José de Acosta recibió información sobre el río Amazonas, de un hermano de la orden jesuita que antes había estado en el famoso barco pirata de Lope de Aguirre.

    Hacia el fin del virreinato de Toledo, José de Acosta es trasladado desde el interior del Perú a Lima y en ese periodo, menciona la supervisión sobre la  fundición de una gran campana, cuyo trabajo fue difícil por las dificultades de conseguir combustible para el horno, siendo necesario talar grandes árboles en el valle del río Rímac.

    Muerte de José de Acosta

    Muerte de José de Acosta
    José de Acosta murió en Salamanca el 15 de febrero de 1600.

    La Biografía de José de Acosta, escrita por Víctor Moreno, María E. Ramírez, Cristian de la Oliva, Estrella Moreno y otros (2011) publicada en su website  Buscabiografias.com no reseña que José de Acosta murió en Salamanca el 15 de febrero de 1600.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir