Biografía de María Antonieta: La Reina Adolescente

María Antonieta (1755-1793), nacida en Austria y luego convertida en reina de Francia. La biografía de María Antonieta fue conocida por su inmadurez y por ayudar a llevar a Francia a la ruina haciendo que explotase la Revolución Francesa.

La reina Maria Antonieta nace en Austria y a una muy joven edad se casa con el rey Luis XVI de Francia. Ella usualmente simboliza el privilegio y el poder de la monarquía francesa, por lo cual también se convirtió en un símbolo de odio para aquellos que deseaban derrocar a la aristocracia de Francia. En 1793, fue enviada a la guillotina y fue ejecutada por las autoridades revolucionarias.

Resumen de la biografía de María Antonieta

biografia-de-maria-antonieta

Primeros años y vida en Vienna

Nació en Vienna, Austria en 1755. Su padre fue Francisco I, el sacro emperador romano. Su madre fue Maria Teresa, la emperatriz del imperio Habsburg. Juntos, formaron la dinaría Habsburg-Lorraine.

Sus primeros años de vida fueron relativamente calmados y felices. La corte en Vienna no era muy estricta, incluso se crió alrededor de muchos niños, incluyendo niños que no eran de la realeza. Su educación formal fue bastante limitada, solo le enseñaron lo esencial de la vida de la corte, cómo vestirse y las maneras correctas del comportamiento de una dama. Tocaba muy mal el clavicordio y no dominaba muy bien siquiera su propio idioma.

Sin embargo, mcuhs historiadores hacen énfasis en que tenía una exquisita gracia y hermoso porte.

Matrimonio con Luis XVI

Para establecer una alianza entre el imperio Habsburgs y Francia, su familia arregló un matrimonio entre María Antonieta y el futuro rey de Francia, Luis XVI. Su matrimonio fue arreglado a la edad de 14 años, y sin haber conocido nunca a su esposo.

La exuberante ceremonia se llevó a cabo en el palacio de Versalles, en Francia, con más de 5000 invitados. Muchas personas quedaron impresionadas por la belleza física de la futura reina, en ese momento la corte estaba encantada con ella.

Sin embargo, fue una transición difícil en la biografía Maria Antonieta. Con apenas luego 15 años, fue introducida a la corte con pocos amigos y sin conocimiento de las costumbres de la corte francesa. Mantenía una relación difícil con Luis XVI, pues ambos pasaban mucho tiempo separados. El futuro rey parecía no tener interés en dormir con su esposa para darle un heredero a Francia, pero le gustaba más practicar actividades al aire libre, la herrería y se consideraba que era muy inmaduro.

Mientras, María Antonieta tenía otras dificultades, como por ejemplo el hecho de ser austriaca. Muchas personas sospechaban y esparcían chismes por ser extranjera. Entre los muchos sobrenombres que recibió en la corte, uno de los más famosos fue “L’Autrichienne”, que significaba “la perra austriaca”.

Todas cosas influían en el trato de la corte hacia la reina, y no mucho después estos mismos comentarios maliciosos comenzaron a esparcirse en toda la corte y luego en la sociedad parisina.

La Vida en Versalles

Las personas que se encargaron de hacer la biografía de María Antonieta acotan que ella tenía pocos deberes, así que pasaba sus días socializando en el palacio y en los alrededores de Versalles. Empezó a desarrollar gustos extravagantes e indulgentes. Al volverse reina, se esperaba que fuera a la delantera en lo que se trataba de la moda y por tanto gastó mucho dinero en sus vestidos, se dice que tuvo alrededor de 1000 vestidos.

Además de los gastos cuantiosos en sus vestidos, joyas y pelucas, gastó muchísimo dinero en el juego. Se dice que pasó tres días jugando juegos de azar y apostando con sus acompañantes y amigos por su cumpleaños númerpo 21.

Su comportamiento fue reprobado por su madre, Maria Teresa, con quien tenía una frecuente correspondencia, en la mayoría de las cartas la madre le reprobaba y le daba consejos sobre cómo debía comportarse en palacio. Muchas veces su madre le pidió que corrigiera sus defectos, sin embargo, la reina hizo caso omiso de estas advertencias.

La Sociedad Francesa

Mientras ella y sus compañeros en palacio disfrutaban de una vida llena de placer e indulgencia en la corte, la sociedad francesa estaba comenzando a colapsar por las deudas y pasaba por una depresión económica. Las clases sociales para entonces estaban fuertemente divididas y mucha gente pasaba estragos para conseguir comida.

El contraste entre la vida de la monarquía y la vida del ciudadano común era demasiado fuerte, y el descontento general creció hasta volverse exigencias políticas nuevas para crear reformas. La biografía de María Antonieta está llena de contrastes entre sus lujos y las realidades que vivía.

Se empezó a referir a María Antonieta como “Madame Déficit” por la forma descontrolada de sus gastos. Gastó también mucho dinero redecorando el palacio de Versalles y haciendo su villa personal, llamado “Le Petiti Trianon”, donde pasaba la mayoría del tiempo con sus cortesanos. A pesar de que había sido construido para la amante del rey anterior, Luis XV, luego se lo apropió María Antonieta, y los lujos, fiestas y excesos vividos ahí demostraban cómo era realmente la monarquía.

La reforma fallida

Se dice que para mejorar esta situación, Luis XVI propuso reformas para acabar con los horribles excesos de privilegios y también para imponer un sistema más progresivo de pago de impuestos. Sin embargo, sus reformas fueros desaprobadas por los nobles y los clérigos quienes votaron por hacer reformas en las que se paguen más impuestos.

Buscando a un culpable, decidieron echar la culpa a María Antonieta llamándola “Madame Veto”. En la biografía de María Antonieta no se encuentra información verídica de si ella participó a favor o en contra, pero lo más probable es que siempre cediera a las peticiones de su esposo y que no participara mucho en los asuntos políticos.

Si de verdad votó por incrementar los impuestos, sería solo una de los muchos aristócratas que querían defender su privilegio.

Relaciones y amantes

El hecho de que la reina fuera extranjera la hacía un blanco fácil para las personas malintencionadas de la corte. Tampoco ayudaba que su matrimonio notablemente no progresaba.

No pasaba mucho tiempo con su esposo, por lo que rumores comenzaron a esparcirse, y decían que tenía aventuras con el cortejo que siempre la rodeaba. A pesar de que tenía un estilo de vida bastante decadente, la mayoría de los historiadores dicen que solo tuvo realmente un amante, un militar suizo, el Conde Axel Fersen, y probablemente esto podría hbaer tenido la tácita aprobación de Luis XVI. Él no quiso dormir durante muchos años con su esposa, causando gran preocupación entre la realeza, pues aún no daban un heredero al trono y de esto dependía la unión entre el imperio austriaco y la monarquía francesa.

Hijos y herederos

En el año de 1778, María Antonieta finalmente concibe a una hija después de que su matrimonio fuera consumado. Era niña que había salido de un parto muy difícil. Pero tres años después, en 1781, ella dio a luz a Luis Joseph Xavier François, quien llevó el título de Delfín de Francia. Fue un momento de gran alivio para ambos, tanto para el rey como para la reina.

Este alivio no duró mucho, ya que en 1785, dio a luz a su segundo hijo varón, Luis Carlos. El tener dos herederos hombres al trono, hizo que su popularidad siguiera en caída libre. Algunas personas rumoreaban que este segundo hijo era ilegítimo. Se dice que el Conde Fersen hizo una visita a la reina meses antes. Y el tiempo transcurrido coincide con la gestación de un bebé de este hombre.

También, hizo la compra del Chateau de Saint-Cloud, el cual fue muy criticado por su costo, pues en esa época en Francia reinaba más la pobreza y las deudas.

La revolución francesa

El deterioro económico causó un descontento popular que terminó en sublevación. En octubre de 1789, una turba entró en Versalles y la familia tuvo que huir. Eso llevó a la formación de la Asamblea Nacional, quienes pusieron el poder en el pueblo francés y expresaban ideas de libertad, equidad y fraternidad. Fue un gran shock para toda Europa.

En Junio de 1791 trataron de escapar hacia Austria. Este intento fallido solo le mostró al pueblo que la realeza tenía miedo y que no eran leales al nuevo gobierno francés. Después, en julio de 1793, le quitaron su hijo a Maria Antonieta y en octubre, fue acusada y hallada culpable de traición y fue ejecutada en la guillotina.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba