Biografía de Nefertiti: la bella y misteriosa reina del Antiguo Egipto

Esta es la biografía de Nefertiti, también llamada Neferneferuaten-Nefertiti, (floreció en el siglo XIV a. C.). Fue reina de Egipto y esposa del rey Akhenaton (anteriormente Amenhotep IV; reinó c. 1353–36 a. C.).  Este jugó un papel destacado en el culto del dios del sol conocido como Atón.

Nefertiti, una de las mujeres más misteriosas y poderosas del antiguo Egipto, fue reina junto al faraón Akhenaton desde 1353 hasta 1336 antes de Cristo.  Puede haber gobernado el Nuevo Reino directamente después de la muerte de su esposo.

La biografía de Nefertiti se desarrolló en una época de gran agitación cultural.  Entonces, Akhenaton reorientó la estructura religiosa y política de Egipto en torno a la adoración del dios sol Aton. Nefertiti es mejor conocida por su busto de piedra arenisca pintada. Fue redescubierto en 1913 y se convirtió en un ícono global de belleza y poder femenino.

Resumen de la biografía de Nefertiti

biografia-de-nefertiti

Vínculos Familiares

La filiación de Nefertiti no está registrada y su nombre se traduce como “Ha venido una mujer hermosa”. los primeros egiptólogos creían que debía haber sido una princesa de Mitanni (Siria). Sin embargo, existe una fuerte evidencia circunstancial que sugiere que ella era la hija nacida en Egipto del cortesano Ay, hermano de Tiy, la madre de Akhenaton.

Aunque no se sabe nada de la familia de Nefertiti, sí tenía una hermana menor, Mutnodjmet. Nefertiti dio a luz a seis hijas dentro de los 10 años de su matrimonio, las tres mayores nacieron en Tebas, las tres menores en Tell el-Amarna. Dos de sus hijas se convirtieron en reinas de Egipto.

Papeles en la realeza

Las primeras imágenes de Nefertiti provienen de las tumbas tebanos del mayordomo real Parennefer y el visir Ramose, donde se la muestra acompañando a su esposo. En el templo de Theban conocido como Hwt-Benben (“Mansión de la piedra de Benben”; el benben era un objeto de culto asociado con el ritual solar), Nefertiti desempeñó un papel más destacado, usurpando privilegios reales para servir como sacerdote y ofrecer sacrificios a Atón.

Un grupo de bloques recuperados de Karnak (Luxor) y Hermopolis Magna (Al-Ashmunayn) muestra a Nefertiti participando en el ataque ritual de las enemigas de Egipto. Ella usa su propio tocado único: una corona azul alta, de bordes rectos y de punta plana. Esta sería una de las prenda icónicas que veríamos en la biografía de Nefertiti.

Función religiosa

Al final del quinto año de reinado de Akhenaton, el Atón se había convertido en el dios nacional dominante de Egipto. Los antiguos templos estatales se cerraron y el tribunal se transfirió a una ciudad capital especialmente construida, Akhetaton (Amarna). Aquí Nefertiti continuó desempeñando un importante papel religioso. Adoró junto a su esposo y sirvió como el elemento femenino en la tríada divina formada por el dios Aton, el rey Akhenaton y su reina.

Su sexualidad, estaba enfatizada por su forma de cuerpo exageradamente femenina y sus finas prendas de lino. Su fertilidad, estaba enfatizada por la constante aparición de las seis princesas. Esto indica que se la consideraba una diosa de la fertilidad viviente. Nefertiti y la familia real aparecieron en estelas devocionales privadas. También en las paredes de tumbas no reales, Luego se encontraron las imágenes de Nefertiti  en las cuatro esquinas del sarcófago de su esposo.

Algunos historiadores, después de considerar sus relieves y estatuas, creen que Nefertiti pudo haber actuado como reina, la correinante de su marido en lugar de su consorte. Sin embargo, la evidencia no es concluyente, y no hay evidencia escrita para confirmar su estatus político.

Desaparición

Poco después del año 12 de Akhenaton, una de las princesas murió, tres desaparecieron (y también se presume que murieron), y Nefertiti desapareció. La inferencia más simple es que Nefertiti también murió, pero no hay registro de su muerte y no hay evidencia de que alguna vez fue enterrada en la tumba real de Amarna. Los primeros egiptólogos, al entender mal la evidencia textual recuperada del templo del sol Maru-Aten en Amarna, dedujeron que Nefertiti se había separado de Akhenaton y se había retirado a vivir en el palacio norte de Amarna o en Tebas. Esta teoría ahora está desacreditada. Ahora, existen múltiples teorías sobre su desaparición en la biografía de Nefertiti.

Otros han sugerido que sobrevivió a su esposo, tomó el nombre de Smenkhkare y gobernó sola como mujer rey antes de entregar el trono a Tutankamón. Hay buena evidencia de un Rey Smenkhkare, pero la identificación en el siglo XX de un cuerpo masculino enterrado en el Valle de los Reyes como hermano de Tutankamón hace improbable que Nefertiti y Smenkhkare sean la misma persona.

Cuerpo de Nerfertiti

El cuerpo de Nefertiti nunca ha sido descubierto. Si hubiera muerto en Amarna, parece inconcebible que no hubiera sido enterrada en la tumba real de Amarna. Pero el entierro en el Valle de los Reyes confirma que al menos uno de los entierros de Amarna fue reinterpretado en Tebas durante el reinado de Tutankamón. Este es otro de los misterios en la biografía de Nefertiti.

Por lo tanto, los egiptólogos han especulado que Nefertiti puede ser uno de los cuerpos no identificados recuperados de los escondites de las momias reales en el Valle de los Reyes. A principios del siglo XXI, la atención se centró en la “Señora más joven” que se encuentra en la tumba de Amenhotep II, aunque ahora se acepta que este cuerpo es casi seguro que es demasiado joven para ser Nefertiti.

Amarna fue abandonada poco después de la muerte de Akhenaton, y Nefertiti fue olvidado hasta que, en 1912, una misión arqueológica alemana dirigida por Ludwig Borchardt descubrió un busto de Nefertiti en las ruinas del taller de Amarna del escultor Thutmose. El busto se exhibió en un museo en Berlín en la década de 1920 e inmediatamente atrajo la atención mundial, lo que hizo que Nefertiti se convirtiera en una de las figuras femeninas más bellas y reconocibles del mundo antiguo.

El busto de Nefertiti

El 6 de diciembre de 1913, un equipo dirigido por el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt descubrió una escultura enterrada al revés en los escombros arenosos del piso del taller excavado del escultor real Thutmose en Amarna. La figura pintada presentaba un cuello delgado, una cara elegantemente proporcionada y un curioso casco azul cilíndrico de un estilo que solo se ve en las imágenes de Nefertiti. Esta es la imagen que marcaría la biografía de Nefertiti.

El equipo de Borchardt tenía un acuerdo para dividir sus artefactos con el gobierno egipcio, por lo que el busto fue enviado como parte de la porción de Alemania. Se publicó una sola fotografía pobre en un diario arqueológico y el busto se entregó al financiador de la expedición, Jacques Simon, quien lo exhibió durante los siguientes 11 años en su residencia privada.

En 1922, el egiptólogo británico Howard Carter descubrió la tumba del rey Tut. Siguió una oleada de atención internacional, y la imagen de la máscara funeraria de oro sólido de Tut pronto fue un símbolo global de belleza, riqueza y poder.

Un año después, el busto de Nefertiti se exhibió en Berlín, contrarrestando el “inglés” Tut con una apropiación alemana del antiguo glamour. A lo largo de los trastornos del siglo XX, el busto permaneció en manos alemanas. Fue venerado por Hitler (quien dijo: “Nunca renunciaré a la cabeza de la Reina”), escondido de las bombas aliadas en una mina de sal y codiciado por Alemania Oriental durante la Guerra Fría. Hoy atrae a más de 500,000 visitantes al año al Museo Neues de Berlín.

Nefertiti como posible gobernante

Nefertiti desaparece del registro histórico alrededor del año 12 del reinado de 17 años de Akhenaton. Puede que haya muerto en ese momento, pero es posible que se haya convertido en la corregente oficial de su esposo bajo el nombre de Neferneferuaten. Akhenaton fue seguido como faraón por Smenkhkare, quien, según algunos historiadores, podría haber sido otro nombre para Nefertiti. Esto no habría sido sin precedentes: en el siglo XV a. C. La mujer faraón Hatshepsut gobernó Egipto bajo la apariencia de un hombre, completa con una barba falsa ceremonial.

Se dice que Nefertiti mantuvo el poder durante y más allá de los últimos años de Akhenaton. Es posible que ella comenzara a revertir las políticas religiosas de su esposo que se concretarían durante el reinado del Rey Tut. En un momento, Neferneferuaten empleó a un escriba para hacer ofrendas divinas a Amón, rogándole que regresara y disipara la oscuridad del reino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba