Biografía de Ovidio

Publio Ovidio Nasón se destacó como uno de los más grandes poetas clásicos latinos. Sus obras emblemáticas “Las metamorfosis” y el “Arte de amar”, entre otras, así lo señalan. En esta Biografía de Ovidio profundizamos un poco más en esos pasajes de su vida y de su poesía erótica y deslumbrante para esa época.


Índice

    Biografía de Ovidio

    Historia de Ovidio: Vida y Obra Artística

    Biografía de Ovidio: Vida y Obra Artística

    Nació el 20 de marzo de 43 a.C. en Sulmona, muy cerca de Roma. Según alguna que otra Biografía de Ovidio, reseña que tuvo dos hijos.

    Con tan solo treinta años, este famoso poeta se había casado tres veces y divorciado en dos oportunidades, también se le atribuyeron numerosas amantes. Su segunda esposa le dio una hija, quien a su vez le dio dos nietos. Y con su tercera esposa, llegó a tener otra hija.

    El padre de Ovidio, al parecer, fue propietario de fincas, y murió a los noventa años, poco antes que muriese su madre. El hermano del poeta nació  exactamente un año antes y fue su compañero en los estudios que cumplía en Roma sobre retórica, al principio para dedicarse al derecho, pero luego Ovidio fue mostrando su sensibilidad poética en detrimento de la elocuencia prosaica que se requería en el foro.

    De acuerdo con Séneca el Viejo, Ovidio tendía al polo emocional de la retórica, no a la polémica. Ocupó puestos públicos menores, como uno de los tresviri capitales, como parte de la corte Centumviral, y como uno de los decemviri litibus iudicandis, pero renunció a dedicarse a la política probablemente alrededor del 29– 25 a.C., decisión que aparentemente su padre desaprobaba.

    Educación de Ovidio

    Como maestros contó con los retóricos Fusco y Porcio Latrón. Fue educado para el ámbito de la política y se destacó en el arte de la retórica, de la palabra, del discurso

    Su padre le requirió una entrega total al mundo de la política y el abandono de la poesía, cosa que no obedeció. No obstante, se sabe que como político, desempeñó el cargo de triunviro capital, con la responsabilidad de inspeccionar las cárceles y supervisar el cumplimiento de las sentencias.

    Según los pocos registros históricos que se poseen, se sabe que Tras el fallecimiento de su hermano a los 20 años, renunció a la ley y emprendió viaje a Atenas, para completar su educación. Poco después también viajó por toda Asia y visitó la ciudad de Sicilia.

    El primer recital de Ovidio data del año 25 a. C., cuando tenía apenas dieciocho años. Para esa época, integró el círculo centrado en el apreciado patrón Marco Valerio Messalla Corvino.

    Al parecer, tambien  pudo haber tenido amigos poetas en el círculo de Mecenas. En el  “Triste”, Ovidio señala amistades con Macer, Propercio, Horacio, Póntico y Bassus, apenas llegó a conocer a Virgilio y Tibulo, un compañero del círculo de Messalla, cuyas elegías admiraba demasiado.

    Aunque se esforzaba por escribir en prosa para satisfacer a su progenitor, las palabras emergían de su espíritu siempre con ritmo y cadencia de verso «y era verso al final cuanto intentaba escribir»:

    NOTA
     

    Frase Celebre de Ovidio

    “La gota abre la piedra, no por su fuerza sino por su constancia.”

    Obras Literarias de Ovidio

    Su obra “Amores”, contiene una serie de poemas, donde relata sus amorosas relaciones con una mujer llamada Corina. Llegó a componer poemas didácticos como “Medicamina faciei”, “Femineae”, un texto sobre cosmética, y en tono burlesco una retractación del “Arte Amatoria, Remedios de amor”.

    De su tragedia “Medea”, sólo se conservan unas pocas líneas. Ovidio siempre se interesó por la mitología y estos se refleja en sus “Heroidas” o “Epistuale Heroidum”, veintiuna misivas o cartas de amor ficticias, guiadas por heroínas mitológicas a sus respectivas amantes.

    Luego, escribió las “Metamorfosis”, un larguísimo poema donde recoge historias y leyendas mitológicas sobre la metamorfosis o cambio que hechizó a escritores y artistas de todas las épocas, desempeñado un papel fundamental en la sujeción de la mitología grecolatina.

    Otra gran obra fue los “Fastos”, especie de calendario poético donde llega a  describir las diversas fiestas romanas.

    En Roma tuvo la oportunidad de relacionarse con la sociedad más distinguida de su época, como el propio emperador Augusto. Para el año 8 d.C. fue desterrado a la región de Tomis (hoy Constanza, Rumania).

    Esto se desprende de la publicación del “Arte Amatoria”, hermoso e interesante poema sobre las artes del amor aunque al parecer otra de las razones argumentadas pudo haber sido su conocimiento sobre el escándalo donde  estaba involucrada Julia, la hija del emperador.

    Obras Compuestas en el Exilio

    Obras Compuestas en el Exilio

    Las obras que llegó a componer durante el exilio que debió soportar, exponen detalladamente su estado de melancolía, como “Tristia” (Tristes), poemas elegíacos en que lamenta su destierro, compuesto por cinco obras sobre  elegías donde relata su desdichada existencia en Tomis y suplican la clemencia de Augusto.

    “Las Pónticas”, diferentes cartas poéticas de matiz similar a las anteriores; el poema breve “Ibis”, en sus versos contiene maldiciones para tratar de destruir a un enemigo personal, y del poema “Haliéutica” sólo se han conservado algunos fragmentos.

    Lo que si se sabe, de acuerdo con alguna que otra Biografía de Ovidio es que nunca perdió su ciudadanía y jamás abandonó la esperanza de ser finalmente repatriado, como manifestó en los numerosos poemas, aunque murió el 17 d.C. en Tomis, luego de ser designado ciudadano de honor de la localidad.

    Aun después de su muerte, la popularidad de Ovidio continuó a pesar de que Augusto decidió retirar sus obras de las bibliotecas públicas. Su influencia fue sumamente enorme durante la edad media.

    Éxito literario de Ovidio

    Como ya se ha mencionado, Ovidio pasó los primeros 25 años de su carrera literaria básicamente escribiendo poesía en métrica elegíaca, donde insertaba temas eróticos. Esto de acuerdo a la Biografia de Ovidio, donde la  cronología de estas sus primeras obras no es muy segura; sin embargo, los investigadores y estudiosos de su obra han establecido fechas tentativas.

    Las Heroínas, Amores y Medea

    Se cree que la obra más antigua que se conserva de su producción literaria son las “Heroínas”, misivas o cartas de heroínas mitológicas que redactaba para sus amantes ausentes, las cuales pudieron haber sido publicadas en el año 19 a. C., aunque esta fecha es incierta, ya que depende de un aviso que parece describir la colección como un trabajo publicado tempranamente.

    La originalidad de algunos de estos poemas ha sido muy cuestionada, pero esta primera edición quizás pudo contener los primeros catorce poemas de la colección.

    Se cree que la primera colección de los cinco libros de los “Amores”, se publicó entre el 16 y el 15 a. C. y que la versión que ha sobrevivido, redactada en tres libros según un epigrama precedido del primer libro, se publicó entre el 8–3 a. C.

    Es decir, entre las publicaciones de las dos ediciones de los “Amores” puede fecharse el estreno de su tragedia “Medea”, que fue admirada en la antigüedad pero que ya hoy no existe.

    Medicamina Faciei, Ars Amatoria y Remedia Amoris

    El poema de Ovidio, “Medicamina Faciei”, una obra fragmentaria sobre tratamientos de belleza para las mujeres, precedió al “Ars Amatoria”, una parodia en poemas didácticos y un manual de tres libros para la seducción y la intriga, que datan del año 2 d.C.

    Los libros 1-2 devienen del año 1 a. C. Ovidio identifica esta obra en su poesía del exilio como el “Carmen”, o canto, que pudo haber sido una de las causas de su destierro.

    El libro “Ars Amatoria” fue seguido por el “Remedia Amoris” en el mismo año. Este corpus de poesía erótica elegíaca le otorgó a Ovidio un lugar entre los principales elegistas romanos Galo, Tibulo y Propercio, quienes lo consideraba el cuarto miembro.

    Metamorfosis, Fasti, y Heroides

    Para el año 8 d. C., Ovidio había completado “Metamorfosis”, su obra más ambiciosa, poesía épica con versos hexámetros en 15 libros. Aquí clasificó enciclopédicamente las transformaciones de la mitología griega y romana, desde el nacimiento del cosmos hasta la apoteosis de Julio César.

    Las historias hace referencia a seres humanos trasformados en nuevos cuerpos: árboles, rocas, animales, flores, constelaciones, etc. Paralelamente  trabajó en el “Fasti”, una obra de seis libros en coplas elegíacas que trata el tema del calendario de las Fiestas romanas y la astronomía.

    Esta composición fue interrumpida por el exilio y se cree que Ovidio abandonó la obra en Tomis. Probablemente fue en este período cuando compuso las letras dobles de las “Heroides”, aunque existe cierta polémica sobre su autoría.

    Fue en esta época de su vida que escribió “Las metamorfosis”, una epopeya contada en quince volúmenes donde recoge gran parte de la mitología grecorromana, haciendo hincapié en los cambios sufridos por al menos uno de los personajes de cada historia, desde la génesis del cosmos hasta la muerte y apoteosis de Cayo Julio César.

    Esta obra, que se preserva casi íntegra, no solo fue una fuente de inspiración para autores posteriores, sino que otorgó a los investigadores un material único sobre la mitología clásica. Otra de sus obras de madurez fue los “Fastos”,  inconclusa, donde explica el origen de los nombres de los meses del año y las fiestas del calendario romano.

    NOTA

    Extracto de Metamorfosis:

    No tomes la vida que no puedes dar;

    pues todas las cosas tienen el mismo derecho de vivir,

    mata criaturas nocivas donde sea pecado salvar;

    esta única prerrogativa tenemos;

    pero alimenta la vida con comida vegetal,

    y rehuye el sabor sacrílego de la sangre.

    El Legado que nos dejó Ovidio

    La Biografía de Ovidio nos refleja que este poeta de la antigua Grecia nos ha dejado un legado sumamente valioso e intenso, especialmente a partir de la época del Renacimiento, donde se da la revalorización de los temas clásicos y la literatura amorosa, aunque antes se condenaban sus obras por la noción del pecado medieval, ante un reprochable amor carnal desligado de Dios.

    Posiblemente el episodio de Apolo y Dafne en “Las Metamorfosis” ha sido uno de los que más repercusiones ha tenido, tanto en la literatura como en las artes plásticas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir